Kamala Harris

La vicepresidenta estadounidense Kamala Harris. >Oliver de Ros/AP

CIUDAD DE GUATEMALA — La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, enfatizó el lunes la necesidad de darles esperanza a los pueblos centroamericanos a fin de evitar la migración descontrolada desde la región hacia el norte.

Harris pronunció sus palabras en la Ciudad de Guatemala antes de reunirse con el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei para hablar de los problemas que aquejan a Centroamérica y que son las causas de raíz de la migración desde la región hacia Estados Unidos.

En sus declaraciones, Harris enfatizó que se debe mejorar la calidad de vida de los guatemaltecos, muchos de los cuales, señaló, no desean abandonar su país, pero se ven obligados debido a las pobres condiciones de vida.

“La esperanza no surge por sí misma, debe ser emparejada con relaciones y con la confianza, con resultados tangibles en cuanto a lo que hacemos como líderes para convencer al pueblo de que hay razones para tener esperanzas en su futuro y en el futuro de sus hijos”, expresó la funcionaria.

Añadió que el hecho de que eligió a México y Guatemala como sus primeros viajes al exterior es “reflejo de la prioridad que el presidente Biden le ha dado a esta región”. Las dos naciones, afirmó, están “interconectadas y son interdependientes” y “es de nuestro interés colectivo trabajar juntos”.

“No vengan a Estados Unidos. Seguiremos reforzando las leyes y la seguridad. Si vienen los van a regresar. Desalentemos a nuestros vecinos y familiares a participar en un viaje sumamente peligroso, del que los únicos que se benefician son los coyotes”, expresó Harris.

Horas antes en Washington, el Departamento de Justicia anunció la creación de una comisión conjunta entre las fuerzas policiales para combatir el tráfico de personas y de contrabando en México y en los países del llamado Triángulo del Norte: Guatemala, El Salvador y Honduras.

“Nuestro enfoque seguirá siendo el freno y desmantelamiento de las redes de tráfico y contrabando que abusan, explotan o amenazan a los migrantes, constituyen una amenaza a la seguridad nacional y están involucrados en el crimen organizado. Juntos, lucharemos contra estos flagelos donde se originan y donde operan”, declaró el secretario de Justicia Merrick Garland en un comunicado.

Harris está viajando a Guatemala y México como parte de la iniciativa para encarar el problema de la migración no autorizada de personas hacia Estados Unidos. Se reunirá el martes con el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.

Con Giammattei, los temas de discusión van desde el envío de vacunas contra el covid-19 hasta maneras de fomentar el desarrollo económico de Guatemala, aunque el tema de la corrupción tenderá su sombra sobre las consultas.

Aparte de su encuentro con Giammattei el lunes, Harris participará en una mesa redonda con líderes comunitarios y de la sociedad civil guatemalteca, y se reunirá con empresarios e innovadores jóvenes, incluyendo un grupo de mujeres.

Al encarar las causas de raíz de la migración, Harris ha creado una política centrada en crear mejores oportunidades económicas y condiciones de vida en toda la región mediante el envío de ayuda humanitaria y económica.

Incluso antes de la visita, ha enfocado sus eventos públicos en organizaciones de la sociedad civil y empresas internacionales, lo que según sus allegados es un reconocimiento de que, para mejorar la situación en la región, no se puede depender solamente de los gobiernos.

Harris anunció planes de enviar $310 millones a la región para ayudar a los refugiados y reducir la escasez de alimentos, y recientemente logró los compromisos de varias compañías y organizaciones para invertir en país del Triángulo del Norte a fin de fomentar las oportunidades económicas y el entrenamiento profesional.

Washington se aseguró algo de buena voluntad en la región la semana pasada al anunciar el envío de vacunas contra el coronavirus. El jueves, tanto Giammattei como López Obrador recibieron llamadas de Harris avisándoles que Estados Unidos enviará 500,000 dosis a Guatemala y 1 millón a México.