bodas

El proyecto que prohíbe el matrimonio con menores de edad fue convertida en ley, después de aprobarse en la Cámara de Diputados las modificaciones que previamente hizo el Senado al Código Civil de la República Dominicana.

Ahora esta aprobación deberá pasar al Poder Ejecutivo para que promulgue la normativa jurídica a los fines de que prohíba las dispensas que existían para permitir ese tipo de unión.

“El hombre y la mujer no podrán contraer matrimonio bajo ninguna circunstancia antes de haber cumplido los dieciocho años de edad”, reza el nuevo artículo 144 del Código Civil aprobado en la Cámara de Diputados y propuesto por el legislador José Horacio Rodríguez.

Asimismo, se derogó el artículo 145 de ese reglamento que permitía al Gobierno conceder dispensas para permitir los matrimonios a temprana edad en caso de contar con la anuencia de los padres y si se considerase un hecho de urgencia.

Según el proyecto de Ley, se considera las uniones tempranas como “prácticas nocivas” que afectan a niños y adolescentes y que el mismo limita las oportunidades de desarrollo y acceso a la educación.

Agrega que esta acción expone a abusos sexuales, violencia, embarazos precoces y situaciones violatorias.

El documento detalla que el 36% de las mujeres jóvenes dominicanas se casó antes de los 18 años, una cifra que dobla la media en regional.

El proponente de la pieza, José Horacio Rodríguez, durante la sesión en la Cámara Baja, tomó la palabra, visiblemente feliz, para felicitar a sus compañeros diputados “por dar este gran paso de avance en República Dominicana”.

Hasta el 2017, República Dominicana (junto a Nicaragua) ocupaba el primer lugar entre los países de la región con más niños, niñas y adolescentes en condición de casados.

Desde 2001 hasta 2018, se registraron en el país ocho mil nueve uniones infantiles, de las cuales, siete mil 480 involucraron a niñas y adolescentes de entre 14 y 17 años de edad, de acuerdo con las estadísticas.

Esa unión envuelve un conjunto de males que resultan dramáticos para la sociedad y altamente perjudiciales para la vida de los menores.

En los casos donde una menor de edad se enlaza en una vida marital con una pareja mucho mayor se presentan cuadros deprimentes en la vida del niño o adolescentes, tales como problemas como embarazos a destiempo, violencias psicológicas y muchas veces físicas, abusos sexuales e impedimento de que los menores ejerzan sus derechos quedando expuestos a todo tipo de perjuicios.