Russia Navalny Protests

La policía rusa arrestó el sábado a más de 3,000 manifestantes en todo el país durante protestas para exigir la liberación del principal líder opositor Alexei Navalny, informó un grupo que mantiene un conteo de los arrestos políticos.

Las protestas en al menos 90 ciudades en medio de temperaturas gélidas que cayeron hasta -50 Celsius (-58 F) resaltaron cuánto ha aumentado la influencia de Navalny fuera de los centros políticos y culturales de Moscú y San Petersburgo.

En Moscú, unos 15.000 manifestantes se congregaron en la Plaza Pushkin y sus alrededores, donde estallaron choques con la policía y muchos participantes fueron arrastrados por agentes antimotines a buses y furgonetas de detención. Algunos fueron golpeados con batones.

La esposa de Navalny, Yulia, estaba entre los arrestados.

La policía eventualmente sacó a los manifestantes de la plaza. Miles de ellos entonces se reagruparon a lo largo de un boulevard a un kilómetro de distancia, muchos de ellos lanzándoles bolas de nieve a la policía, antes de dispersarse.

Algunos acudieron más tarde a protestar en las afueras de la cárcel en que está detenido Navalny. La policía arrestó a varias personas allí.

“La situación está empeorando cada vez más, es la anarquía total”, dijo Andrei Gorkyov, un manifestante en Moscú. “Y si nos quedamos callados, seguirá por siempre”.

El grupo OVD-Info que monitorea los arrestos políticos dijo que al menos 1.167 personas fueron detenidas en Moscú el sábado y más de 460 en otra gran manifestación en San Petersburgo.

En total, dijo que 3.068 personas habían sido arrestadas en unas 90 ciudades, actualizando el conteo de su reporte previo de 3,445. El grupo no ofreció explicaciones sobre la reducción de la cifra, mientras que la policía rusa no proporciona cifras de arrestos.

Resueltos, los partidarios de Navalny hicieron un llamado a protestar nuevamente el próximo fin de semana.

Navalny, el crítico más prominente y duradero del presidente Vladimir Putin, fue detenido el 17 de enero apenas regresó a Moscú desde Alemania, donde pasó cinco meses recuperándose de un envenenamiento grave con un agente neurotóxico que muchos atribuyen al Kremlin.

Las autoridades rusas alegaron que fue detenido porque su estancia en Alemania violó los términos de la sentencia suspendida en un caso penal que Navalny califica de ilegítimo.

En Moscú, miles de personas colmaron la céntrica Plaza Pushkin, donde estallaron enfrentamientos con la policía. Agentes antidisturbios y con cascos arrastraron bruscamente a manifestantes hacia autobuses policiales y camiones de detención, Otros eran golpeados con porras.

Al final la policía expulsó a los manifestantes de la plaza. Luego, miles de personas se reagruparon a lo largo de un amplio bulevar a aproximadamente un kilómetro (media milla) de distancia, muchos de ellos arrojando bolas de nieve a la policía.

Las protestas se extendieron por el vasto territorio de Rusia, desde la ciudad isleña de Yuzhno-Sakhalinsk, al norte de Japón y la ciudad siberiana de Yakutsk, en el este de Siberia, donde las temperaturas bajaron a menos 50 grados Celsius, hasta las ciudades europeas más pobladas de Rusia.

El activista de 44 años es bien conocido a nivel nacional por sus denuncias de corrupción, asegurando que ha florecido bajo el gobierno del presidente Putin.

El amplio respaldo de que goza pone al Kremlin en un aprieto estratégico, arriesgándose a más protestas y críticas de Occidente si lo mantiene bajo custodia, pero aparentemente no está dispuesto a dar marcha atrás y dejarlo en libertad.

Navalny deberá comparecer a una audiencia judicial a principios de febrero para determinar si su sentencia en el caso penal por fraude y lavado de dinero, que Navalny dice que tuvo motivaciones políticas, se convierte en tres años y medio tras las rejas.

La policía de Moscú arrestó el jueves a tres importantes asociados de Navalny, dos de los cuales fueron luego encarcelados por períodos de nueve y 10 días.

Navalny cayó en coma mientras viajaba a bordo de un vuelo doméstico de Siberia a Moscú el 20 de agosto. Fue trasladado de un hospital en Siberia a un hospital de Berlín dos días después. Los laboratorios en Alemania, Francia y Suecia, y las pruebas realizadas por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, establecieron que estuvo expuesto al agente neurotóxico de la era soviética Novichok.