Coronavirus-Enfermera

La cifra de fallecidos por coronavirus, en República Dominicana , aumentó a 82, cinco más en las últimas horas, con 1,745 contagios, según informó hoy el ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas.

En un reporte anterior, las estadísticas de infectados eran de 1,488, a las que se suman 257 personas diagnosticadas con la enfermedad para un total de 1,745.

Las defunciones subieron de 77 a 82, una diferencia de cinco víctimas, entre éstas dos reclusos en la Penitenciaría Nacional La Victoria, ubicada en el municipio Santo Domingo Norte.

El 56% de los casos confirmados son hombres y por lugar de residencia, la mayor proporción corresponde al Distrito Nacional (38%), Santo Domingo (15%), Santiago (11%), Duarte (8%) y La Vega (6%).

Los pacientes dados de alta médica son 24, entre ellos el galeno Félix Cruz Jiminián quien en el transcurso del día sería despachado hacia su hogar después de pasar 13 días interno en el Hospital General Plaza de la Salud.

Desde que el pasado 1 de marzo el Ministerio de Salud Pública reportara que un italiano se convertía en el primer caso de una persona contagiada de la enfermedad, se comenzaban a buscar posibles lugares donde se podría construir una sala de aislamiento para tratar a pacientes infectados en virtud de que los hospitales no dan abasto.

Los rumores sobre construcciones de diversos centros en diferentes demarcaciones se hacían constantes y las protestas en rechazo no se hicieron esperar, pues varias provincias se han manifestado en contra de esa iniciativa.

En La Vega (región Norte), residentes en la comunidad del Santo Cerro expresaron su desacuerdo a las pretensiones del Ministerio de Salud Pública de ubicar en ese lugar un área de observación.

Iguales reacciones surgieron en los municipios Boca Chica, Miches, San Rafael del Yuma y San Francisco de Macorís, entre otras comunidades.

Retorno de dominicanos

Aparte, las autoridades supervisaron, bajo estrictas medidas de higiene y seguridad, el desembarco por el Puerto de La Romana (Este) de 32 dominicanos a bordo del crucero Marella Discovery 2.

Los criollos, que habían solicitado el regreso al país en vez de continuar la travesía de navegación hacia Europa, fueron desinfectados conjuntamente con sus equipajes y subidos a un autobús para ser trasladados a un centro social en cuarentena debido a que provenían de un foco de infección.

La empresa naviera Rannik solicitó una autorización especial de atraque por razones humanitarias y le fue concedida por el Poder Ejecutivo.

De igual manera, retornaron 118 quisqueyanos que permanecían varados en territorio estadounidense a consecuencia de la situación generada por la pandemia.

Llegaron en el vuelo 8871 de Delta Airlines desde el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, por gestiones del Consulado General de la República Dominicana en esa urbe.

El traslado fue ordenado por el presidente Danilo Medina a través del cónsul general Carlos Castillo, para que se facilitara el retorno de empresarios, estudiantes y pasajeros en tránsito.