Swap the crop? New York hemp farmers eager to grow marijuana

ALBANY— La legalización de la marihuana en el estado de Nueva York asoma como una tabla de salvación para el agricultor Samir Mahadin.

Los agricultores que sufren la caída de los precios del cáñamo, las plantas que producen CBD, están ansiosos por participar en un mercado que se espera generará miles de millones de dólares cuando empiecen las ventas en tiendas.

Ya saben cómo cultivar y procesar las plantas cannabis, dado que el cáñamo es básicamente la misma planta con menores niveles de THC, el ingrediente activo de la marihuana.

Swap the crop? New York hemp farmers eager to grow marijuana

Ahora esperan que se les autorice a cambiar las semillas.

"Me encantaría tener una licencia para cultivar cannabis. A mi esposa y a mí nos encanta trabajar con esta planta, creo en sus facultades medicinales", declaró Mahadin, quien tiene una granja llamada Breathing Web FArms en Finger Lakes junto con su esposa. "Podría salvar mi granja porque lo que pasó con el cáñamo fue catastrófico".

Aludía a la debacle de los precios del cáñamo por un exceso de oferta.

El mes pasado Nueva York pasó a ser el segundo estado más grande que legaliza la marihuana, después de California. Se espera que las ventas al por menor comiencen a principios del año que viene.

Swap the crop? New York hemp farmers eager to grow marijuana

Los comercios que venden marihuana con fines médicos están llamados a desempeñar un papel importante en el nuevo mercado para adultos, pero los legisladores incluyeron cláusulas que limitarán su dominio del mercado. Se supone que la mitad de las licencias deberán promover "la igualdad social y económica", lo que en teoría beneficiará a granjas en apuros.

Es posible que pasen meses antes de que los reguladores definan cosas como cuántas licencias emitir y cuánto cobrar por ellas. Un precio alto podría dejar afuera a granjeros pequeños, según Allan Gandelman, presidente de la Asociación de Productores y Procesadores de Cannabis de Nueva York.

Y mientras que la marihuana comercial se cultiva en invernaderos muy controlados, Gandelman espera que ahora se permita su cultivo al aire libre.

Gandelman es uno de 700 granjeros que cultivan cáñamo. Muchos quieren cultivar ahora marihuana porque ya tienen experiencia con esos cultivos y por la debacle de los precios del cáñamo. Incluso los agricultores a los que les fue bien con la venta de CBD, como Gandelman, piensan que su futuro está en la marihuana.

Swap the crop? New York hemp farmers eager to grow marijuana

Gail Hepworth cultiva cáñamo con su hermana en el valle del río Hudson y vende derivados del CBD tanto al por mayor como al por menor en Hempire. Dice que dejar a gente como ellas afuera del mercado de la marihuana sería como decirle a alguien que planta tomates "que puede cultivar solo una variedad, no otras".

Una posibilidad sería combinar la venta de marihuana con la industria turística neoyorquina.

"Por ejemplo visitas a sitios donde puedes observar las hojas de cannabis y pasear por los Adirondack", comentó John Kagia, de New Frontier Data.

Mahadin y su esposa, Kristin Rocco, consideran esa opción en vista de que tienen una granja muy pintoresca, en la que crían gallinas y cultivan vegetales orgánicos.

"Quiero seguir trabajando en el campo", dijo. "Y quiero trabajar en todas las facetas del cannabis".

En el vecino estado de Nueva Jersey también se legalizó hace poco la venta de marihuana y se afanan por regular esa actividad.