Melania Trump

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, reaccionó hoy a los disturbios ocurridos el pasado miércoles en el Capitolio federal.

Trump lamentó los decesos que dejó el suceso y envió sus condolencias a las familias de las víctimas.

“Estoy decepcionada y desanimada por lo que pasó la semana pasada. Me parece vergonzoso que en torno a estos trágicos sucesos haya habido chismes salaces, ataques personales injustificados y acusaciones falsas y engañosas contra mí, de personas que buscan ser relevantes y tienen una agenda. Esta vez se trata únicamente de sanar a nuestro país y sus ciudadanos. No debe utilizarse para beneficio personal”, dijo en declaraciones escritas.

Agregó que “nuestra nación debe sanar de manera civilizada. No se equivoquen al respecto, condeno absolutamente la violencia que ha ocurrido en el Capitolio de nuestra nación. La violencia nunca es aceptable”.

Expresó sentirse “orgullosa” de la libertad de expresión, que describió como “uno de los ideales más importantes sobre lo que se basa fundamentalmente Estados Unidos”.

“Le imploro a la gente que detenga la violencia, que nunca haga suposiciones basadas en el color de la piel de una persona o que use ideologías políticas diferentes como base para la agresión y la crueldad. Debemos escucharnos unos a otros, enfocarnos en lo que nos une y elevarnos por encima de lo que nos divide. Es inspirador ver que tantos han encontrado pasión y entusiasmo al participar en una elección, pero no debemos permitir que esa pasión se convierta en violencia. Nuestro camino a seguir es unirnos, encontrar nuestros puntos en común y ser las personas amables y fuertes que sé que somos”, agregó la primera dama.