Maltrato Florida

Una mesera de Orlando salvó a un niño de continuar con una vida llena de abusos y maltratos familiares gracias a una nota que le escribió al menor mientras atendía la mesa donde se encontraban.

Cuando el Día de Año nuevo, Flavaine Carvalho estaba en su trabajo, Mrs. Potato, un restaurante ubicado en la South Kirkman Road en Orlando, se percató de que la familia que estaba atendiendo le prohibió pedir comida a un niño de 11 años que estaba con ellos.

No obstante, el hecho inquietante la llevó a notar moretones en los brazos y rostro del menor, por lo que decidió escribir en un papel “¿NECESITAS AYUDA?”, a lo que tras varios intentos el niño contestó con su cabeza que “sí”, cuando los adultos que estaban con él no se dieron cuenta. Acto seguido, Carvalho informó al dueño del restaurante y llamaron a la policía.

Gracias a este heroico acto, este menor ya no sufrirá más torturas por parte de su padrastro, Timothy Wilson, de 34 años, quien hasta lo colgaba desde una puerta boca abajo y le aplastaba la cabeza con la rodilla, considerando que el hombre pesa más de 300 libras, según información oficial.

El menor confesó todos los maltratos que recibía con el pleno conocimiento de su madre, Kristen Swann, quien admitió saber de estos abusos y no buscar ayuda, incluyendo que se le negaba a comer de forma regular como parte de “castigos”.

Wilson fue arrestado bajo cargo de abuso infantil en tercer grado y Swann, la madre del niño, también fue detenida en días posteriores, con dos cargos de negligencia infantil.

No obstante, una niña de tan solo cuatro años también fue retirada de la custodia de esta pareja, a pesar de que la menor no presentara signos de abuso físico.

El Departamento de Policía de Orlando hizo un llamado a la comunidad a denunciar y reportar cualquier situación irregular que alguien vea con la finalidad de hasta salvar vidas, como ocurrió en este caso.