Migrantes cruzan a México y avanzan a lo largo de carretera

Cientos de migrantes centroamericanos cruzan el Río Suchiate desde Tecún Umán, Guatemala, a México.

CIUDAD HIDALGO, México — Cientos de migrantes centroamericanos cruzaron el río de Guatemala a México el jueves después de ser contenidos por días por fuerzas de seguridad mexicanas.

Portando banderas de Estados Unidos y Honduras al frente de la procesión, el grupo caminó a lo largo de una carretera hacia un contingente de docenas de elementos de la Guardia Nacional que ya los esperaban con equipo antimotines y camionetas del Instituto Nacional de Migración (INM).

José Luis Morales, un salvadoreño al frente de la caravana, dijo que los migrantes desean negociar que se les permita cruzar a territorio mexicano pacíficamente.

Pero ante la intensa presión ejercida por Washington el año pasado, el gobierno de México ha endurecido sus medidas contra las caravanas numerosas que previamente cruzaban el país hacia la frontera estadounidense.

Las acciones del jueves representan el resurgimiento de una caravana de migrantes que ha ido disminuyendo en cantidad desde que su intento conjunto anterior para cruzar la frontera el lunes fue impedido por los elementos de la Guardia Nacional destacados a lo largo del Río Suchiate, que marca los límites fronterizos con Guatemala.

Los migrantes pusieron en marcha un plan el jueves. Para las 4:30 de la mañana ya habían recogido sus pertenencias y simplemente esperaban la orden de avanzar. No tratarían de cruzar por la zona donde vigilan las autoridades mexicanas en la ribera.

El grupo oró durante aproximadamente una hora antes de iniciar su marcha y dirigirse a contracorriente por el territorio guatemalteco en la oscuridad para acercarse a otro puente que presta servicio al tráfico comercial entre ambos países. Ahí no había autoridades mexicanas del otro lado de la orilla.

El nivel del agua era mayor, llegado aproximadamente a la cintura de un adulto, por lo que un grupo de jóvenes fue el primero de entrar al río y formar una cadena humana a fin de evitar que las mujeres y niños que les siguieron fueran arrastrados por la corriente. Al momento en que los primeros migrantes pisaron territorio mexicano a las 6:00 de la mañana, aún estaba totalmente oscuro.

Los elementos de la Guardia Nacional esperaban a la caravana en las afueras de la comunidad de Frontera Hidalgo, cerca de Ciudad Hidalgo, donde los migrantes cruzaron el Suchiate al amanecer.

México empezó a trasladar vía aérea y terrestre a integrantes de la caravana de vuelta a Honduras el martes.

Siete autobuses más partieron de México a Honduras el miércoles para llevar a 240 migrantes de regreso a casa, y dos vuelos despegaron con 220 hondureños más, de acuerdo con el INM. Para el miércoles, el número de personas reunidas afuera de la Casa del Migrante en Tecún Umán era quizá la mitad de las que se hallaban el domingo por la noche, cuando alcanzaron su mayor cifra.

En caravanas anteriores, las autoridades mexicanas habían permitido a los migrantes recorrer tramos vía terrestre, al parecer para cansarlos, antes de cerrarles el camino más adelante.