Policia patrulla

Una mujer de Chile fue acusada de asesinar a su hijo de 7 años tras golpearlo sin cesar con una correa y una cuchara de madera.

Ella misma lo llevó al hospital diciendo: “Lo maté”.

El pequeño Marcos fue adoptado por la mujer y su esposo en 2017, pero el martes de la semana pasada encontró la muerte en donde se suponía debía tener un hogar.

De acuerdo con diversos reportes, la mujer estaba sola con sus dos hijos, de 5 y 7 años, en su casa en Punitaqui, mientras su esposo trabajaba en una mina en Calama.

Alrededor de las 8:00 de la noche, la mujer llamó al servicio de emergencias solicitando ayuda para su hijo, tras verlo convulsionar en medio de la golpiza que le estaba propinando alternando con una correa y una cuchara de madera, de acuerdo con TN.

Cuando la mujer llamó pidiendo ayuda, el niño estaba inconsciente y ante la demora de los paramédicos, decidió trasladarlo a una sala de urgencias en su propio vehículo.

Los médicos intentaron reanimar al niño, pero nada pudieron hacer por él y minutos después fue declarado muerto. Tras notar múltiples morenotes en el cuerpo del pequeño y escuchar a la mujer, el personal médico también llamó a la policía.

Agentes detuvieron a la mujer, de 33 años, mientras se inició una investigación por la muerte del niño.

Una autopsia preliminar realizada por el Servicio Médico Legal determinó la causa de muerte por un edema pulmonar traumático por politraumatismo, es decir que el niño fue asesinado a golpes, de acuerdo con diversos medios internacionales.

La pareja adoptó a los dos pequeños en 2017 y ni antes ni después de esa fecha tiene denuncias por violencia intrafamiliar o abuso infantil, según los reportes.

La comunidad ha quedado conmocionada por el asesinato a golpes del pequeño Marcos, a quien vecinos acompañaron en su cortejo fúnebre en vehículos y motos con globos y carteles, en los que incluso exigieron justicia.