India

Los casos de Covid-19 están subiendo en algunas zonas de India tras meses de declive continuado en el país, lo que llevó a las autoridades a imponer cuarentenas y otras restricciones para frenar el virus.

Los contagios habían ido cayendo en India desde septiembre y la vida ya ha vuelto a la normalidad en gran parte del país. En muchas ciudades se ven mercados atareados, calles bulliciosas y restaurantes casi llenos.

Pero los expertos habían alertado que no se comprendían por completo los motivos del éxito, y que el país de casi 1,400 millones de personas no podía permitirse bajar la guardia. Las autoridades de salud pública investigan ahora posibles mutaciones del virus que podrían hacerlo más contagioso y reducir la eficacia de algunos tratamientos y vacunas.

El repunte ha sido más pronunciado en el estado occidental de Maharashtra, donde se detectaron casi 7,000 casos en las últimas 24 horas, casi la mitad de los 14,000 confirmados hoy en todo el país. La media semanal en el estado se ha multiplicado casi por dos, a 5,229 nuevos casos, en las últimas dos semanas. La mayoría de los pacientes se concentran en unas pocas zonas, incluida la capital financiera del país, Mumbai.

Se han impuesto cuarentenas en algunas partes del estado y las autoridades cancelaron todos los programas religiosos o culturales. En un mensaje retransmitido ayer a través de internet, el ministro jefe del estado, Uddhav Thackeray, dijo que otra ola de casos “llama a nuestra puerta”. Si la gente no cumple las medidas de salud pública como el uso de mascarillas podrían ser necesarias medidas más amplias y estrictas, advirtió.

Las autoridades de salud pública también están secuenciando el virus para ver si ha mutado para contagiarse con más facilidad, indicó el doctor Pradeep Awate, funcionario estatal. La evolución del virus es un proceso natural, señaló, pero las consecuencias de que mute para volverse más contagioso o virulento podrían ser “catastróficas”.

También se han registrado aumentos de los casos en el estado de Punjab, en el norte del país, y en los estados centrales de Madhya Pradesh y Chhattisgarh, según autoridades sanitarias federales.

Se ha enviado un equipo federal al estado sureño de Kerala, donde los casos se han mantenido el último mes entre los 4,000 y los 5,000, muy por encima de otros estados. Una investigación financiada por el gobierno ha sugerido que podría haber una variante más contagiosa del virus en la región, y hay trabajos en marcha para secuenciar muestras del virus.

Sin embargo, la diferencia podría deberse a que Kerala no sufrió un pico de contagios el año pasado como el de otras regiones, apuntó el doctor Amar Fettle, responsable de Covid-19 en el estado. Eso implica que cuando se levantaron las restricciones y la gente empezó a moverse con más libertad, aún había una gran proporción de la gente que no había estado expuesta al virus y que era susceptible a infecciones, señaló.