GINEBRA — La jefa de derechos humanos de la ONU cuestionó hoy las políticas del gobierno del presidente Donald Trump y dijo que está "horrorizada" por las condiciones en las que están detenidos los migrantes y refugiados en Estados Unidos.

Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, dijo que los niños nunca deben ser confinados a centros de detención o estar separados de sus familias.

Bachelet abogó por "alternativas que no requieran custodia" para migrantes y refugiados que son detenidos tras ingresar a Estados Unidos de manera ilegal.

La portavoz de la oficina de derechos humanos de la ONU, Ravina Shamdasani, dijo que la comisionada decidió ser más tajante que antes luego que el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional divulgara la semana pasada un informe advirtiendo sobre las condiciones peligrosas de los centros de detención de Estados Unidos.

Bachelet reconoció "el derecho de soberanía" de los países para establecer las condiciones de ingreso y residencia de extranjeros, pero también resaltó los derechos humanos de los migrantes.