árbol

Para salvar el planeta, el mundo necesita resolver al mismo tiempo las crisis del cambio climático y la pérdida de especies, con medidas que hagan frente a ambos problemas y no sólo a uno, indicaron el jueves científicos de Naciones Unidas.

Un informe conjunto de dos organismos científicos de la ONU que analizan el cambio climático y la pérdida de biodiversidad halló que hay formas de abordar simultáneamente ambos problemas globales, pero que algunas soluciones al calentamiento global podrían acelerar la extinción de ciertas plantas y animales.

Por ejemplo, medidas como la expansión de cultivos bioenergéticos como el maíz, o los esfuerzos por extraer del aire bióxido de carbono y enterrarlo, podrían requerir tanta tierra —el doble del tamaño de la India— que el impacto sería "bastante catastrófico para la biodiversidad", dijo Almut Arneth, coautor del estudio y biólogo en el Instituto de Tecnología Karlsruhe en Alemania.

Desde hace mucho tiempo, las políticas adoptadas en respuesta al cambio climático y la pérdida de biodiversidad han operado de manera aislada, y a cargo de diferentes agencias de gobierno, dijo la coautora Pamela McElwee, ecóloga humana de la Universidad Rutgers.

Los problemas se empeoran uno a otro, están entrelazados y, al final, afectan a la gente, indicaron los científicos.

"El cambio climático y la pérdida de biodiversidad ponen en riesgo el bienestar humano, así como a la sociedad", dijo el copresidente del informe Hans-Otto Portner, un biólogo alemán que ayuda a supervisar el grupo de impactos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU.

El clima naturalmente cambiante de la Tierra formó la vida que se desarrolló, incluidos los humanos, pero una vez que las personas en el mundo industrializado empezaron a arrojar combustibles fósiles al ambiente, se desató una serie de problemas, dijo Portner.

"Ya es hora de que arreglemos lo que hicimos mal", comentó. "El sistema climático está fuera de curso y la biodiversidad sufre".

Hay muchas medidas que pueden abordar ambos problemas al mismo tiempo, señala el informe.

"Proteger y restaurar los ecosistemas con altos niveles de carbono", como selvas y turberas, debe ser prioridad, dijo el coautor Pete Smith, un científico de flora y suelos de la Universidad de Aberdeen.

Aunque algunas soluciones climáticas pueden aumentar la pérdida de especies, los científicos indican que los intentos para reducir las extinciones realmente no afectan al clima.

Yunne Shin, directora de investigación en el Instituto Nacional de Investigación Francés, dijo que el grueso de las medidas adoptadas para proteger la biodiversidad también ayudan a reducir el cambio climático. Aunque elogió el creciente interés en soluciones basadas en la naturaleza, comentó que las medidas de conservación "deben ir acompañadas de claras reducciones en emisiones".

"Este informe es un hito importante", dijo Simon Lewis, presidente de ciencia de cambio global en el University College de Londres, quien no participó en el informe.

"Finalmente trabajan juntos los organismos del mundo que sintetizan información científica en dos de las crisis más profundas del siglo XXI", comentó. "Contener la pérdida de biodiversidad es incluso más complicado que eliminar gradualmente el uso de combustible fósil".