Luis Abinader

El presidente de República Dominicana, Luis Abinader. >Orlando Barria/AP

El presidente dominicano, Luis Abinader, anunció hoy que en la segunda mitad de este 2021 se empezará a construir en la línea divisoria entre República Dominicana y Haití una doble verja perimetral para “frenar la entrada de extranjeros indocumentados y proteger la seguridad territorial”.

Dijo que, con esa medida que emula el muro del expresidente estadounidense Donald Trump en la frontera con México, en un plazo de dos años pondrá fin a los graves problemas de inmigración ilegal, narcotráfico y tránsito de vehículos robados desde y hacia el vecino país.

Durante la rendición de cuentas ante la Asamblea Nacional, el mandatario dijo que las nuevas medidas de refuerzo de seguridad combinarán los medios físicos y tecnológicos, “e incluirán una doble verja perimetral en los tramos más conflictivos y una simple en el resto, además de sensores de movimiento, cámaras de reconocimiento facial, radares y sistemas de rayos infrarrojo”.

Expresó que está decidido en mantener unas relaciones de mutuo beneficio con esa nación, con la que hace poco más de un mes se firmó “un acuerdo sin precedentes que contempla apoyar la cedulación con documentos de su país”, de los ciudadanos que se encuentran en territorio dominicano.

Abinader sostuvo que el acuerdo también incluye la venta de energía, y “la instalación, con colaboración internacional y en coordinación con su gobierno, de hospitales de maternidad en el lado haitiano de la frontera, que puedan dar servicio a sus mujeres, en condiciones dignas y evitar la saturación de los servicios de salud dominicanos”.

El primero de estos hospitales estará en la comunidad haitiana Juana Méndez, frontera norte, donde ya hay un terreno localizado y la aprobación en principio del gobierno haitiano, y donde en los próximos meses se podría empezar la construcción con el aporte de la comunidad internacional.

Abinader también destacó que, en estos primeros meses de su gestión, se ha enfocado en la protección social de cada hogar dominicano, y por eso ha extendido los programas sociales.

Sin embargo, dijo que, a su juicio, las condiciones de acceso a los programas de asistencia social deben cambiar.

“Estamos trabajando para eliminar los abusos del pasado y desterrar de una vez y para siempre el clientelismo que tantos perjuicios ha causado a una parte importante de nuestros compatriotas y a las arcas del Estado”, sostuvo.

Argumentó que, para lograrlo, ha instruido al Sistema Único de Beneficiarios (Siuben) para que actualice el padrón de hogares elegibles de los programas sociales y conforme el Registro Social Universal de Hogares y el Registro Único de Beneficiarios.

Se refirió a la ampliación del programa de protección social “Quédate en Casa”, que extendió hasta abril de este año. “Este programa fue concebido para garantizar la seguridad alimentaria de los hogares en situación de vulnerabilidad ante la pandemia”, dijo.

“También nos comprometimos a duplicar el monto asignado al programa Comer es Primero y a ampliar las acciones de acompañamiento de los hogares pobres y en extrema pobreza”, agregó.

Recordó que, a partir de mayo de este año, “Comer es Primero” se transformará en “Supérate”, que implicará que un millón de hogares reciban 1,650 pesos mensuales (27 dólares), rediseñando su contenido para promover la inclusión laboral.

Y reveló que en relación con las ayudas precovid será duplicada e incorporará a 200 mil nuevos hogares. “Esto, recuerden, es nuestro compromiso cumplido: ‘La Doble’”.

Por igual, afirmó que un sector al que ha dedicado una atención especial por su impacto en la vida de todos los dominicanos, es el agropecuario.

En forma enfática, proclamó que “el campo está sembrado y la alimentación del pueblo, garantizada. Como ven, con nosotros la agricultura está cambiando”.

Sostuvo que es consciente de que la agricultura es clave para la recuperación económica por sus aportes a la seguridad alimentaria, la generación de divisas y la creación de empleos.

Indicó que, al asumir el gobierno, el 16 de agosto pasado, “encontramos un sector agropecuario disperso, carente de planes y con los servicios esenciales sumidos en un profundo deterioro”.

Explicó que el sistema de extensión agrícola, a través del cual le llega la asistencia técnica al productor, había desaparecido y que el mantenimiento a canales de riego, así como el de los caminos rurales, estaban profundamente descuidados.

El mandatario en el informe de los primeros seis meses de su gobierno afirmó que el sector agropecuario también carecía de apoyo para la comercialización.

“Este sector estaba endeudado y desmotivado, fruto de un modelo económico que favorecía el consumo de bienes agropecuarios importados, en detrimento de la producción nacional”, expresó, a la vez que advirtió que combatirá a los sectores que están subiendo los precios de los productos básicos de consumo.