BAGDAD — Dos personas murieron y cerca de una decena más resultaron heridas en el centro de Bagdad el viernes durante un nuevo choque entre manifestantes opuestos al gobierno y fuerzas de seguridad iraquíes, informaron activistas y funcionarios. Los enfrentamientos pusieron fin a semanas de calma.

La policía antimotines lanzó gas lacrimógeno y bombas aturdidoras para dispersar a la multitud en el estratégico Puente Sinak, causando las muertes, de acuerdo con activistas y funcionarios médicos y de seguridad.

Dos manifestantes murieron y al menos 20 fueron heridos, indicaron tres activistas y un funcionario de seguridad. Los funcionarios hablaron a condición del anonimato respetando las normas.

Los hechos de violencia del viernes terminan un periodo de calma entre manifestantes y fuerzas del orden luego del aumento de las tensiones entre Teherán y Washington por un ataque estadounidense con dron que mató a un alto general iraní. Ambos países mostraron señales de cautela después que Irán respondió atacando dos bases militares iraquíes que albergan a tropas de Estados Unidos, un incidente en que no hubo muertos.

Las protestas multitudinarias estallaron en Bagdad y las provincias sureñas predominantemente chiíes el 1 de octubre, cuando miles de iraquíes tomaron las calles para denunciar la rampante corrupción del gobierno, la escasez de empleos y el mal estado de los servicios básicos.

Al menos 500 personas han muerto a manos de las fuerzas de seguridad —que han disparado municiones reales, gas lacrimógeno y bombas aturdidoras— durante el movimiento de protestas que se ha extendido a lo largo de cuatro meses.

Los manifestantes exigen reformas radicales, nuevos líderes y elecciones inmediatas.

Desde noviembre, los manifestantes han ocupado tres puentes estratégicos de Bagdad —Sinak, Ahrar y Jumhunriyah— que llevan a la fortificada Zona Verde, sede del gobierno de Irak, o sus alrededores.

Tags