Vladimir Putin

>Archivo/AP

El presidente ruso, Vladimir Putin, firmó, el lunes, una ley que expande considerablemente las restricciones sobre las actividades consideradas promotoras de los derechos LGBT.

Una ley de 2013 prohibió mostrar a menores lo que las autoridades califican como “propaganda a favor de relaciones sexuales no tradicionales”. La nueva ley amplía esta prohibición a personas de 18 años o más, y prohíbe publicidad, recursos de medios y de internet, libros, películas y obras de teatro que contengan dicha “propaganda”.

Además, la ley amplía las restricciones existentes al prohibir la difusión a menores de toda información sobre la transición de género, y prohíbe toda información catalogada como propaganda a favor de la pedofilia.

La infracción de la ley es punible con multas que oscilan entre $1,660 y $66,000, y, para los no residentes, la expulsión del país. En algunos casos, los extranjeros pueden ser detenidos por 15 días antes de su expulsión.

La ley no califica las infracciones como una ofensa penal — las leyes rusas estipulan que el código penal puede ser modificado sólo por vía de una ley independiente. Algunos legisladores se han manifestado a favor de ese recurso.

De momento, el Kremlin no ha anunciado la firma de la ley por parte de Putin, pero quedó demostrada en una copia del texto publicada por la Duma, la cámara baja del Parlamento ruso.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.