Britain Assange

Estados Unidos pidió el miércoles al Tribunal Superior de Gran Bretaña que anule la decisión de un juez de que Julian Assange no debe ser enviado a Estados Unidos para enfrentar cargos de espionaje, prometiendo que el fundador de WikiLeaks podría cumplir cualquier sentencia de prisión que reciba en su Australia natal.

En enero, un juez de primera instancia rechazó una petición estadounidense de extraditar a Assange por cargos de espionaje por la publicación de documentos militares secretos por parte de WikiLeaks hace una década. La jueza de distrito Vanessa Baraitser denegó la extradición por motivos de salud, afirmando que era probable que Assange se suicidara si se le mantenía en las duras condiciones de la prisión estadounidense.

Un abogado del gobierno estadounidense, James Lewis, argumentó el miércoles que la jueza se equivocó al concluir que la salud mental de Assange era demasiado frágil para soportar el sistema judicial estadounidense.

Assange "no tiene un historial de enfermedades mentales graves y duraderas" y no cumple el umbral de estar tan enfermo como para no poder resistirse a hacerse daño, dijo el abogado.

Lewis dijo que las autoridades estadounidenses habían prometido que Assange no sería recluido antes del juicio en una prisión de máxima seguridad "Supermax" ni sería sometido a estrictas condiciones de aislamiento, y que si era declarado culpable se le permitiría cumplir su condena en Australia.

Lewis dijo que las garantías "son vinculantes para Estados Unidos".

"Una vez que haya una garantía de atención médica adecuada, una vez que esté claro que será repatriado a Australia para cumplir cualquier sentencia, entonces podemos decir con seguridad que la jueza de distrito no habría decidido la cuestión relevante de la manera en que lo hizo", dijo.

El abogado de Assange, Edward Fitzgerald, dijo en un escrito que Australia no había aceptado acoger a Assange si era condenado. Incluso si Australia aceptara, Fitzgerald dijo que el proceso legal de Estados Unidos podría durar una década, "durante la cual el Sr. Assange permanecerá detenido en extremo aislamiento en una prisión de Estados Unidos".

Acusó a los abogados estadounidenses de intentar "minimizar la gravedad del trastorno mental del señor Assange y el riesgo de suicidio".

Se esperaba que Assange, que está recluido en la prisión londinense de alta seguridad de Belmarsh, asistiera a la audiencia de dos días por enlace de vídeo, pero Fitzgerald dijo que Assange había sido sometido a una alta dosis de medicación y "no se siente capaz de asistir a los procedimientos."

Más tarde, Assange apareció en el enlace de vídeo en ocasiones durante el día, sentado en una mesa en una sala de la prisión, con una máscara negra.

Varias docenas de manifestantes a favor de Assange celebraron una bulliciosa concentración frente a los neogóticos Reales Tribunales de Justicia de Londres a lo largo del día, calificando la acusación de motivación política y exigiendo su retirada.

Entre los manifestantes se encontraba el artista disidente chino Ai Weiwei, quien dijo que el caso de Assange "se relaciona con nuestra sociedad, se relaciona con nuestra libertad de expresión, se relaciona con nuestros derechos humanos individuales, y tenemos que vigilar al gobierno"

No se espera que los dos magistrados que conocen del recurso -uno de ellos es el juez de mayor rango de Inglaterra, el Lord Chief Justice Ian Burnett- emitan su fallo hasta dentro de varias semanas. Sin embargo, es probable que eso no ponga fin a la épica saga legal, ya que la parte perdedora podría recurrir al Tribunal Supremo del Reino Unido.

Los fiscales estadounidenses han acusado a Assange de 17 cargos de espionaje y un cargo de uso indebido de ordenadores por la publicación por parte de WikiLeaks de miles de documentos militares y diplomáticos filtrados.

Los cargos conllevan una sentencia máxima de 175 años de prisión, aunque Lewis dijo que "la sentencia más larga jamás impuesta por este delito es de 63 meses".

Los fiscales estadounidenses afirman que Assange ayudó ilegalmente a la analista de inteligencia del ejército estadounidense Chelsea Manning a robar cables diplomáticos y archivos militares clasificados que WikiLeaks publicó posteriormente. Los abogados de Assange argumentan que actuaba como periodista y que tiene derecho a la protección de la libertad de expresión de la Primera Enmienda por publicar documentos que exponían las irregularidades militares de Estados Unidos en Irak y Afganistán.

En su sentencia de enero, Baraitser rechazó los argumentos de la defensa de que Assange se enfrenta a una persecución estadounidense por motivos políticos que anularía las protecciones a la libertad de expresión, y dijo que el sistema judicial estadounidense le daría un juicio justo.

Los partidarios de WikiLeaks dicen que el testimonio de los testigos durante la audiencia de extradición de que Assange fue espiado mientras estaba en la embajada por una empresa de seguridad española a instancias de la CIA -y que incluso se habló de secuestrarlo o matarlo- socava las afirmaciones de Estados Unidos de que será tratado con justicia.

Assange, de 50 años, ha estado en prisión desde que fue detenido en abril de 2019 por saltarse la fianza durante una batalla legal separada. Antes de eso, pasó siete años encerrado en la embajada de Ecuador en Londres, donde huyó en 2012 para evitar la extradición a Suecia para enfrentar acusaciones de violación y agresión sexual.

Suecia abandonó las investigaciones por delitos sexuales en noviembre de 2019 porque había transcurrido mucho tiempo. El juez que bloqueó la extradición en enero ordenó que debe permanecer en custodia durante cualquier apelación de Estados Unidos, dictaminando que el ciudadano australiano "tiene un incentivo para fugarse" si es liberado.

Fuera del tribunal, la pareja de Assange, Stella Moris, dijo estar "muy preocupada por la salud de Julian", y calificó de "completamente impensable que los tribunales del Reino Unido puedan aceptar" la extradición.

"Espero que los tribunales pongan fin a esta pesadilla, que Julian pueda volver pronto a casa y que prevalezcan las cabezas sabias", dijo.