Alemania

Una excavadora retira los escombros durante las tareas de limpieza en Altenahr, Alemania, el sábado, 17 de julio de 2021.

BERLÍN — La cifra de muertos por las inundaciones en Europa occidental superó hoy las 180 personas, mientras las labores de rescate avanzaban entre los escombros al retroceder las aguas.

En la afectada zona de Ahrweiler, en el estado alemán de Renania-Palatinado, la policía reportó 110 muertos y dijo que el número podría seguir subiendo. En el vecino estado de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado de Alemania, se confirmaron 45 muertes, incluidos cuatro bomberos. Bélgica confirmó 27 muertos.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, tenía previsto visitar hoy Schuld, un poblado cerca de Ahrweiler que quedó devastado por las crecidas. El presidente del país visitó la zona el sábado y dejó claro que la región necesitará asistencia en el largo plazo.

El ministro de Finanzas, Olaf Scholz, dijo que propondría un paquete de ayudas inmediatas en una reunión del gobierno del miércoles, y en declaraciones al periódico Bild am Sonntag estimó que harían falta más de 300 millones de euros (354 millones de dólares). Y señaló que los funcionarios debían empezar a trabajar en un programa de reconstrucción, que según la experiencia de otras inundaciones ascenderá a miles de millones de euros.

Aunque ha dejado de llover en las zonas más afectadas de Alemania, Bélgica y Holanda, las tormentas aún persistían en otras zonas del centro y oeste de Europa.

Anoche hubo inundaciones en la región de la frontera entre Alemania y Chequia, en el otro extremo del país de las inundaciones de la última semana, así como en el sureste de Alemania y en Austria.

Unas 65 personas fueron evacuadas de la zona de Berchtesgaden, en Alemania, ante la crecida del Río Ache. Al menos una persona murió.

Una inundación repentina afectó a la localidad austriaca de Hallein el sábado por la noche, aunque en un primer momento no se reportaron víctimas.

El canciller de Austria, Sebastian Kurz, indicó en Twitter que los aguaceros y tormentas estaban causando graves daños en varios lugares del país.

Los científicos climáticos dicen que la conexión entre los fenómenos climatológicos extremos y el calentamiento global es inequívoco y la urgencia de hacer algo contra el cambio climático es innegable.

Los científicos aún no pueden afirmar con certeza si el cambio climático provocó las inundaciones, pero insisten en que sin duda agrava el tiempo extremo que se ha registrado en diferentes lugares del mundo.