Indonesia

Un hombre carga a su hija herida el jueves, 24 de noviembre de 2022 mientras se dirigen hacia un albergue temporal para los desplazados por el temblor del lunes en Cianjur, Java Occidental, en Indonesia.

CIANJUR, Indonesia — En el cuarto día de una búsqueda cada más urgente, socorristas indonesios concentraban hoy sus tareas en un punto donde se cree que hay docenas de personas atrapadas luego de un deslizamiento de tierra causado por un sismo que dejó 272 muertos, más de una tercera parte de ellos niños.

Muchos de los más de 1,000 socorristas están utilizando máquinas excavadoras, perros rastreadores y equipo detector de personas —así como martillos neumáticos y hasta las manos— para agilizar la búsqueda de víctimas en la aldea de Cijendil, ubicada en la zona más afectada y donde se cree que aún hay gente atrapada después de que un alud de tierra causado por el temblor del lunes arrojó toneladas de lodo, rocas y árboles en el subdistrito Cugenang.

“Esperamos que todas las víctimas puedan ser encontradas pronto”, indicó hoy Henri Alfiandi, jefe de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate.

El presidente indonesio Joko Widodo visitó Cianjur hoy y subrayó que se centrarán en un lugar donde 39 personas siguen desaparecidas.

“El proceso de búsqueda será nuestra prioridad por ahora. Nos enfocamos en ello. Y esta tarde nos concentraremos en este único punto de búsqueda”, dijo Widodo.

Ayer, los socorristas rescataron a un niño de 6 años que estuvo atrapado dos días bajo los escombros de su casa derrumbada.

Más de 2,000 personas resultaron lesionadas por el sismo, que obligó el envío de 61,000 personas más a centros de evacuación y otros albergues después de que al menos 56,000 casas resultaran dañadas.

La Agencia de Mitigación de Desastres ha señalado que 171 instalaciones públicas fueron destruidas, incluyendo 31 escuelas.

Suharyanto, jefe de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres, dijo que 100 de las 271 muertes confirmadas corresponden a menores.

Las acciones de rescate fueron suspendidas temporalmente ayer debido a las fuertes lluvias monzónicas.

Un sismo de magnitud 5.6 como el del lunes típicamente no causaría graves daños, según las expectativas. Pero tuvo su epicentro a poca profundidad y sacudió una zona densamente poblada carente de infraestructura resistente a los terremotos. Réplicas leves continuaban registrándose hoy en la mañana.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.