Abogados juicio en París

Los abogados hacen fila para registrarse en la sala del tribunal especial el miércoles, 8 de septiembre de 2021 en París.

PARÍS - El dinero que las víctimas de los atentados del Estado Islámico de 2015 en París están pagando en concepto de honorarios legales no solo se destina a sus propios abogados, sino también a los abogados que defienden a los 20 hombres que están siendo juzgados.

Es solo una de las cosas inusuales sobre el juicio que inició esta semana sobre esos ataques.

En él participan 300 abogados, que se presentan en masa con sus togas negras en la sala especialmente diseñada para ello dentro de un histórico tribunal de París, y representan a 1,800 demandantes en el juicio, que se espera que dure nueve meses. Se necesitan dos días para que se presenten formalmente durante los procedimientos de apertura del juicio.

Algunos de esos abogados representan a múltiples víctimas, incluidos dos que entre los dos cubren a 200 demandantes.

De acuerdo con las normas legales francesas, los abogados en los juicios penales por terrorismo ganan 321 dólares por día por cada persona a la que representan -acusado o víctima-. En el caso de este juicio, eso suma 45,000 dólares a lo largo de los 140 días de sesiones judiciales.

Cada acusado tiene entre dos y cuatro abogados que deben compartir esa suma.

Juicio en París

Este boceto muestra al acusado clave Salah Abdeslam, de negro a la derecha, en la sala especial construida para el juicio por los atentados de 2015, el miércoles, 8 de septiembre de 2021 en París. 

Pero en el lado de los demandantes, algunos abogados representan a más de 100 personas, e incluso con una escala establecida para limitar sus ganancias, se espera que se lleven más de 1.7 millones de dólares en el caso. A diferencia del equipo de la defensa, ni siquiera tienen que presentarse todos los días.

"Sería una mentira decir que representar a una víctima requiere tanto tiempo como trabajar en la defensa", afirmó Alexandre Plantevin, antiguo fiscal de terrorismo que ahora es abogado en la ciudad de Lyon. Plantevin representa a cinco víctimas que estaban en la sala de conciertos Bataclan, donde murieron 90 personas durante un espectáculo de Eagles of Death Metal.

Para resolver la desigualdad, los abogados de los demandantes en París decidieron colectivamente transferir hasta el 10% de sus ingresos a un fondo para la defensa. Los abogados de los demandantes de fuera de la capital francesa, que pagan de su bolsillo los gastos de viaje y alojamiento, no están incluidos en el acuerdo, que fue aprobado por el Ministerio de Justicia.

Los ingresos diarios también han llevado a algunos abogados a buscar más demandantes a los que representar al comenzar el juicio. Hoy, un abogado que actualmente tiene seis demandantes abogó por la adición de más personas, incluyendo 50 que vivían en un edificio de apartamentos destruido durante la redada policial y la explosión que mató al líder de la célula del Estado Islámico y a uno de los atacantes.

Nueve pistoleros y terroristas suicidas del grupo Estado Islámico atacaron el Bataclan, varios cafés de París y el estadio nacional el 13 de noviembre de 2015, dejando 130 muertos y cientos de heridos. Fue el atentado más mortífero en Francia desde la Segunda Guerra Mundial y uno de los peores ataques terroristas en Occidente.

El único atacante sobreviviente de aquella noche, Salah Abdeslam, es el principal acusado. Abdeslam, que durante más de 5 años de prisión preventiva se ha negado a hablar con los investigadores, interrumpió la audiencia de hoy para denunciar a la justicia europea.

Dijo que tres de los hombres acusados solo le hacían un favor "sin pensarlo, por generosidad".

Ahora, dijo, "están en prisión y no han hecho nada".

El presidente del tribunal cortó el micrófono a Abdeslam.

"Tuviste cinco años para hablar y no lo hiciste".