laboratorio, coronavirus

El descubrimiento en Estados Unidos de dos nuevas variantes del SARS-CoV-2, todavía más contagiosas que la aparecida en Gran Bretaña hace unas semanas, ha provocado que el comité de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reúna hoy jueves de forma urgente para analizar la situación que preocupa a las autoridades de todo el mundo y que han multiplicado los contagios por mutaciones del virus en diversos rincones del planeta.

El organismo ha adelantado dos semanas la reunión de su comité de expertos —que ocurre cada tres meses— porque argumenta que es necesario un “debate urgente” para abordar esta nueva situación, con las dos mutaciones halladas en Estados Unidos.

La primera de las cepas ha mutado de manera similar a la mutación que se ha extendido por el Reino Unido, pero la otra es una variante que no se había visto hasta la fecha y que en Columbus, capital del estado de Ohio, se ha convertido en la dominante en tan solo unas semanas.

Dan Jones, uno de los participantes en el estudio y profesor de patología de la Universidad Estatal de Ohio, ha asegurado que “la cepa de Columbus tiene la base genética de casos similares que hemos estudiado, pero presenta tres mutaciones que significarían una evolución muy importante”.

El experto añade que esta nueva variante incrementa la “transmisibilidad comparando con variantes padres” y avisa que medidas como restringir desplazamientos no van a ser suficientes para prevenir la extensión de esta nueva cepa".

Estas dos nuevas variantes, según las investigaciones, se han originado en mutaciones dentro de Estados Unidos y no importadas de otros países desde marzo, cuando los científicos comenzaron a secuenciar el virus, un esfuerzo muy valioso y que se ha acelerado en las últimas semanas al ver la prevalencia de las cepas.

La investigación, que aún tiene que ser revisada por la comunidad científica como cualquier otro trabajo de esta índole, arroja que el coronavirus está en una fase de cambios significativos en su composición genética y por eso aún es muy pronto para determinar el grado de contagiosidad de las nuevas cepas detectadas.

En lo concerniente a si las vacunas ya aprobadas como la de Pfizer/BioNTech y Moderna serán efectivas contra estas variantes, los participantes en el trabajo indican que aún es muy pronto para conocer si responden o no, pero agregan que en Estados Unidos se están suministrando dosis a la población de riesgo desde el mes de diciembre.

La aparición de estas nuevas cepas ya fue vaticinada a principios de enero por el grupo de trabajo de la Casa Blanca, que advirtió de que podría haber una “variante estadounidense” viendo el ritmo de casos que diariamente registra el país norteamericano.

La nación estadounidense está sumando entre 200,000 y 300,000 nuevos positivos diariamente, con más de 4,000 muertes cada jornada.

Estas dos nuevas cepas originadas en Estados Unidos se unen a la sudafricana, la británica y las dos brasileñas aparecidas en las últimas semanas.