BELGRADO — Serbia está considerando comprar un sistema de defensa aérea chino, informó el martes el presidente serbio mientras Estados Unidos advirtió que dichos acuerdos con Beijing pondrían en riesgo los objetivos proclamados del país balcánico de ingresar a la Unión Europea.

Aleksandar Vucic dijo que "lo estamos pensando, pero no hemos comprado" el sistema FK-3, la versión de exportación del sistema chino antiaviones de última generación HQ-22 de medio rango.

Serbia, que ha equipado a su ejército principalmente con aeronaves y vehículos blindados rusos, recibió el mes pasado seis drones chinos de ataque y reconocimiento CH-92A. Eso convirtió a Serbia en el primer país europeo en desplegar las aeronaves no tripuladas chinas.

La embajada de Estados Unidos en Belgrado dijo que "procurar equipo militar y de defensa es una decisión soberana. Sin embargo, los gobiernos deben comprender los riesgos a mediano y largo plazo involucrados en hacer negocios con compañías chinas".

"Las opciones de adquisiciones deben reflejar el objetivo político declarado de Serbia de una mayor integración europea", según una declaración de la embajada. "Los proveedores alternativos que no están en deuda con regímenes autoritarios ofrecen equipo que es capaz de satisfacer las necesidades de defensa de Serbia y comparables en calidad y costo".

En reacción al comunicado, Vucic dijo: "Cada vez que decidimos comprar algo, alguien tiene algo en contra".

Afirmó que el sistema FK-3 no está en la lista de sanciones de Estados Unidos contra China y que la compra dependerá del aspecto financiero del acuerdo.

"Tomaremos la decisión como un país libre y soberano", dijo Vucic.