Pramila Jayapal

En la foto la congresista demócrata por Washington Pramila Jayapal. >Mandel Ngan/AP

Al menos tres congresistas han arrojado positivo al Covid-19 luego de verse obligados a permanecer encerrados en el Capitolio la semana pasada, cuando una multitud de partidarios del presidente Donald Trump irrumpió en el edificio.

Se trata de los congresistas demócratas Bonnie Watson Coleman (Nueva Jersey), Pramila Jayapal (Washington) y Brad Schneider (Illinois).

Congresistas han denunciado que varios republicanos se negaron a utilizar mascarillas en el espacio cerrado al que se vieron confinados, mientras una turba asaltó el Capitolio en busca de impedir la certificación de Joe Biden como presidente electo.

Schneider, el más reciente en anunciar su resultado positivo, expresó molestia en las redes sociales ante la inconsideración de sus compañeros republicanos, quienes se negaron a utilizar mascarillas a pesar de la petición de otros legisladores.

“Hoy estoy en estricto aislamiento, preocupado por haber puesto en riesgo la salud de mi esposa y enojado por el egoísmo y la arrogancia de las anti-mascarillas que anteponen su propio desprecio por la decencia a la salud y seguridad de sus colegas y nuestro personal”, señaló.

Jayapal, por su parte, urgió que se impongan “serias multas” a los miembros del Congreso que se nieguen a usar mascarillas, y que el Sargento de Armas los retire del hemiciclo. Schneider se unió a este llamado.

“Solo unas horas luego de que Trump incitara a un asalto mortal a nuestro Capitolio, muchos republicanos aún se negaron a tomar la mínima precaución contra el Covid-19 y simplemente usar una maldita mascarilla en una habitación abarrotada durante una pandemia, creando un evento de superpropagación ENCIMA de un ataque terrorista nacional”, escribió Jayapal.

La congresista aseguró que continuará trabajando mientras se encuentra en cuarentena, al tiempo que resaltó que “no descansaré hasta hacer todo lo que esté a mi alcance para remover a este presidente”.

En tanto, Watson Coleman informó ayer que se trasladaría a un hospital por recomendación de su médico, para recibir un tratamiento contra el Covid-19. Afirmó que se sentía bien de salud.

“Aunque estoy experimentando síntomas leves, parecidos a los de un resfriado, me mantengo de buen humor y continuaré trabajando por mis electores”, expresó. La congresista, quien fue la primera en anunciar su resultado positivo, también cree que se contagió en los eventos del pasado 6 de enero.

Un vídeo en las redes sociales muestra el momento en que varios republicanos se negaron a utilizar mascarilla mientras permanecían encerrados con al menos una decena de otros congresistas. Entre estos se encuentran Andy Biggs (Arizona), Michael Cloud (Texas), Markwayne Mullin (Oklahoma) y Scott Perry (Pensilvania).