Racial Injustice Portland

PORTLAND— Los manifestantes de esta ciudad liberal y con una mayoría de habitantes blancos han salido a las calles a protestar pacíficamente todos los días durante más de cinco semanas para condenar la brutalidad policial, pero la violencia perpetrada por grupos más pequeños divide al movimiento y atrae quejas de que algunos manifestantes blancos lo están copando.

En momentos en los que las protestas en Portland ingresan a su segundo mes, se han trasladado del centro de la ciudad a un vecindario de afroestadounidenses en el norte de la entidad que ya está cediendo a los efectos de la creciente población blanca próspera y tiene más que ganar, o perder, por la indignación en las calles.

A finales de la semana pasada, algunos manifestantes colocaron barricadas en la entrada de una comisaría de policía ubicada a media cuadra del bulevar Martin Luther King Jr. e incendiaron el inmueble, el cual también alberga negocios que son propiedad de afroestadounidenses, como un restaurante etíope y una escuela de peluquería.

El cambio ha causado molestia y frustración entre algunas personas de la comunidad afroestadounidense, quienes dicen que un "elemento marginal blanco" está desviando la atención de su mensaje con una destrucción sin sentido en una ciudad en la que casi tres cuartas partes de los residentes son blancos y menos del 6% de raza negra.

"Este no es el movimiento Black Lives Matter. Esto es un caos", escribió Kali Ladd, directora ejecutiva de KairosPDX, en una publicación de Facebook. "Estos actores blancos están ejerciendo su dominio de una forma distinta bajo el disfraz de igualdad... la supremacía blanca tiene mucha formas".

Las manifestaciones en otras partes de la ciudad también se han tornado cada vez más violentas. El viernes por la mañana, unas personas destrozaron las ventadas de un tribunal federal y lanzaron pirotecnia que causó un incendio dentro del edificio.