El Conservatorio de Música de Puerto Rico (CMPR) comenzará el nuevo año fiscal con una reducción de $404,000 y la urgencia de unos $810,000 para el pago de los seguros de propiedad y responsabilidad pública, que no forman parte del presupuesto base de $4,391,000 con el que contará del 1 de julio de este año al 30 de junio del 2022.

Pedro Segarra Sisamone, rector del CMPR, alertó sobre los estragos que esta disminución en fondos tendría en la institución en medio del proceso de acreditación del grupo evaluador de Middle States Commission in Higher Education (MSCHE) y la National Association of School of Music (NASM).

“No estamos aquí estirando la mano... sin haber hecho un esfuerzo diligente. La institución ha aumentado en más de un 60% las rentas y el estudio de grabación… Se ha ahorrado un 35% de la factura (de luz) si se compara con un año anterior. Se cambió todo a sistema de energía solar, la iluminación de afuera”, precisó Segarra Sisamone a EL VOCERO.

A finales de la semana pasada, la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) le informó de la reducción de $404,000 y confirmó que no hay asignación del Fondo General para el pago de seguros, cuyas primas han aumentado en los pasados años.

“La importancia, además de tener una institución que esté asegurada para cualquier eventualidad, es que los proyectos de FEMA que el Conservatorio tiene dinero obligado de la agencia federal, no pueden materializarse si la institución no asegura lo que se ha reparado”, explicó.

El rector pide mantener abierto el canal de comunicación con la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal de Puerto Rico (AAFAF), que junto a OGP median en el asunto ante la Junta de Supervisión Fiscal.

“Entiendo y estoy convencido que no hay intención deliberada del gobierno de afectar esto. Creo es más porque pasamos desapercibidos, porque no se tiene la información sobre la importancia que tienen estos elementos. Estoy convencido de que el gobierno estaría muy interesado en fortalecer el elemento educativo en todos los niveles en el país, pero hay que ir sobre las cifras, sobre los datos y hay que hablar con los gestores particulares de cada uno de estos proyectos”, añadió.

CMPR rector

Pedro Segarra Sisamone, rector del CMPR. >Suministrada

El CMPR es una universidad pública especializada con seis décadas de establecida, que ofrece programas profesionales a nivel graduado y subgraduado. Al momento, cuenta con 62 empleados regulares, cerca de 300 si se incluyen los que laboran a tiempo parcial y por contrato. Mientras que su matrícula de estudiantes ronda los 400.

Descarta alza en matrícula

Segarra Sisamone aclaró que aunque la baja en presupuesto se sostenga, ni la oferta académica ni el costo de la matrícula se verán alterados.

“El alza en la matrícula es un tema delicado porque es un tema que tiene dos partes, más aún, reconociendo que casi tres cuartas partes de la población del conservatorio estudiantil está bajo los niveles de pobreza. Si voy a aumentar la matrícula, se puede crear un efecto disuasivo natural…Si hay un aumento de 5% o un 10%, son $60,000… Vamos a mantener la prioridad en la academia. Pase lo que pase, vamos a hacer lo que tengamos que hacer para no afectar la facultad ni los estudiantes”, reiteró.

En busca de lograr un punto de encuentro en momentos de retos económicos para el país, insistió en el llamado al diálogo.

“Lo ideal sería que me lo aumenten (el presupuesto), pero si me lo dejan igual (al año fiscal actual, $4,795,000) yo casi tiro confeti. Si me van a cortar, vamos a sentarnos y a buscar una solución un poco más sensible, eso es lo único que hemos estado pidiendo a través de AAFAF”, insistió.

Reconoce que la situación no es exclusiva del CMPR y que se extiende a la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, la Escuela de Artes Plásticas y la Universidad de Puerto Rico (UPR).

“Mi preocupación es que el país se convierta en una especie de paradigma de un estudio monográfico sobre los efectos que ha tenido la austeridad ciega y desinformada sobre la educación musical, sobre la educación general y sobre las artes”.

El arte “no es un accesorio”

“El arte, la música en un país inherentemente musical, no es un accesorio, es una industria gigante. Son cosas importantes y quizás detrás del escritorio de un tecnócrata, que tiene fórmulas que cambian de año a año y una tablita de Excel, pues pensará que un músico no es tan importante para la sociedad. Por otra parte, está el elemento de la acreditación. Esta es una institución académica y ya tenemos un caso bien claro de lo que pasa cuando no se destinan fondos para la educación”, dijo en alusión a la pérdida de la acreditación del programa de Residencia y Neurocirugía de Ciencias Médicas, de la UPR.

Señaló que MSCHE “reconoce que la institución ha logrado manejar cinco años de un presupuesto balanceado, aún con las dificultades monumentales que tiene el gobierno de Puerto Rico y aún reconociendo que hay oficinas que tienen un solo empleado”.

La universidad se ha beneficiado durante la pandemia con fondos federales destinados a palear esa necesidad y que no pueden utilizarse a otros fines. Igual es el caso con los $597,000 que reciben para operaciones e infraestructura por conducto de la Ley 161-2020, que le asigna un por ciento de los recaudos obtenidos por concepto de arbitrios impuestos a cigarrillos y productos derivados del tabaco y del que también se benefician la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico y la Corporación de las Artes Musicales.

En este escenario, vislumbra un incremento en el número de estudiantes para el próximo semestre académico, que espera sea presencial. Mientras, han mantenido los programas comunitarios como Escuela preparatoria y 100x35, este último con un reducción propuesta de $28,0000.

“Nos estamos aproximando a una especie de ‘breaking point’, donde tenemos que sentarnos con quien sea y ver lo que está en juego”, resumió.

Locations

Editora de ESCENARIO. Graduada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico. Cuenta con más 15 años de experiencia.