Mini Fiestas Agua, sol y sereno

El grupo Agua, sol y sereno puso a reír y a pensar al público con la obra Comer. >Josian E. Bruno/ EL VOCERO

Los niños también tuvieron ayer sus mini Fiestas de la Calle San Sebastián, por tercer año en el Parque de las Palomas. Mientras unos alimentaban a las aves, otros pintaban máscaras y banderas, pero todos con sus padres y familiares disfrutaban del arte y la cultura.

La jornada comenzó en el parque a las 10:00 a.m. con un taller de confección de banderas y de máscaras de frutas y vegetales, a cargo de la compañía de teatro Agua, Sol y Sereno. Elementos que usarían más tarde los niños para salir junto a la comparsa de zanqueros, cabezudos y el San Sebastián de dos pies de alto, hacia la Plaza de Armas.

Mini Fiestas nenes

Los pequeños disfrutaron a plenitud del ofrecimiento artístico y cultural. >Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

“Es el tercer año que venimos por los niños y siempre lo pasamos espectacular. Vamos al Paseo de la Princesa y vemos a los artesanos. Es una excelente idea hacer esto solo para los nenes porque promueven el arte. No vamos a la calle San Sebastián, no metemos allí a los nenes”, expresó Kio López, residente de Barranquitas y quien asistió con su esposo Carlos Ogay y sus hijos Coral, de 12 años y Carlos Aníbal, de 10.

Mini Fiestas

Talleres de máscaras y banderas formaron parte de las actividades. >Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

Carlos Aníbal pintó su bandera negra y azul, y en lugar de una estrella dibujó un coquí taíno “porque la quería hacer más artística”. Mientras, su hermana hizo un colorido banderín representando el bullicio de la calle.

Entre tanto, las hermanitas Catalina María, de seis años y Camila María Rodríguez, de nueve, hacían lo propio con sus banderas.

“Siempre íbamos a los artesanos en el Cuartel de Ballajá y allí a una sala del Museo de Las Américas, donde hacían arte con materiales reciclados. Esto ha sido excelente. Venimos a compartir en familia un rato, siempre tienen cosas para niños y aprenden de la cultura”, comentó a este diario Denis Rodríguez, de Guaynabo, padre de las niñas.

Mini Sanse Cabezudo

Los tradicionales cabezudos también dijeron presentes en las Mini Fiestas, con un enfoque familiar. >Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

Del taller, en el cual participaron sobre un centenar de niños, pasaron a disfrutar de la obra Comer.

“Es un momento donde se le da prioridad a los niños como personaje principal, porque las fiestas tienen una parte muy intensa allá arriba (en la calle San Sebastián) y aquí es un programa de familia, que incorpora la participación de los padres”, señaló a EL VOCERO Pedro Adorno, director de Agua, Sol y Sereno.

Acompañados de música típica, los artistas cantaban “tengo un roto en la barriga... hasta el pan se me acabó, no me quedan ni las migas... a sembrar semillas puertorriqueños”, promoviendo la alimentación que proviene de la tierra, en lugar de la enlatada.

La fundación Rafael Cepeda impartiría un taller de bomba; y Los Mocosos también deleitarían con su música.