Carmelo Sobrino 1

El maestro afina su nueva exposición Rostros, que describe como un homenaje a la mujer, desde su taller en Puerta de Tierra. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

El maestro Carmelo Sobrino —después de superar los estragos sufridos por el síndrome Guillian-Barré y fracturas en sus huesos— finalmente se lanza al ruedo pictórico con la exposición Rostros, un homenaje a la mujer tras un hiato de cuatro años, imposibilitado de pintar una visión plástica que se ha admirado en Zurich, Montecarlo, Puerto Príncipe, Chile, República Dominicana y París, entre otras capitales del mundo.

Anterior a todo esto, venía de exponer en la galería de Corinne Timsit en París, y como ha sido su costumbre, gozaba de asistir a los mausoleos de sus artistas preferidos. Durante esa ocasión llegó con una galerista a la comuna francesa Auvers-sur-Oise, donde estaba enterrado desde 1890 el genio holandés de la pintura Vincent van Gogh, justo en el lugar donde creó su última y famosa serie pictórica, Les tournesoles (Los girasoles).

“Había ido además a casa de mi hijo Manuel en Barceloneta y para sorpresa mía, encontré una pequeña tala de girasoles cerca de su casa y me sorprendieron, porque siempre los he pintado. Sin embargo, este predio estaba esplendoroso y me enamoré nuevamente de ellos hasta que me puse a dibujarlos sin ninguna pretensión, ni ninguna expectativa de hacer un proyecto. Pero, el envolvimiento fue tal que me dije que haría un homenaje al maestro Van Gogh, quien hizo unos girasoles excepcionales”, recordó Sobrino.

Aquellos últimos 15 cuadros, titulados Los astros de la tierra, constituyeron su diálogo eterno y conexión profunda con el sol, que es como describe a Van Gogh, el pintor del sol, de la luz. Al finalizar esa obra constató que constituían una ofrenda al globo terráqueo, al planeta. Hasta cierto punto, veía una protesta también, al sentir que en el arte últimamente, los caminos se guiaban muy políticos, muy sociológicos y sicológicos, poco enfocados en el nacimiento de la naturaleza. Eso hacía de esta serie, un testimonio estético muy contemporáneo.

Carmelo Sobrino 2

El maestro se lanza al ruedo pictórico, tras cuatro años de retos de salud. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

Sin embargo, en adelante, todo quedó matizado por el dolor.

“Al enfermar, tenía tanto y como no te puedes mover, los calmantes y las pastillas te desdoblan la realidad. Uno se sale y entra a las alucinaciones y te vas a caminar por otros lugares de la ciudad de una forma maravillosa”, contó.

“Es una explicación esquizofrénica y lo triste es que cuando tú regresas del viaje, de momento, lo que te encuentras es que estás amarrado a una cama, mirando el techo y todo lo que estás viviendo desaparece. Se crea un sentido de dolor igual que un novelón. Me imagino es como un delirio digno de la cosa de la impotencia y de la angustia de estar confinado”, rememoró en entrevista con EL VOCERO.

Fundador del Taller Alacrán de la calle Cerra junto al maestro Antonio Martorell, luego de recuperarse ha ofrecido talleres de expresión creativa en La Liga de Arte y con el grupo Italia, en Guaynabo. Ha trabajado con pacientes de cáncer, adolescentes y quien pueda pagar, lo hace. Cree que ha madurado de múltiples maneras y que esta labor tiene un componente terapéutico. Su pasada experiencia se lo constató y así lo comunica a personas con retos de salud.

“Desde la Casa Ashford no he vuelto a montar nada. Quisiera montar el Homenaje a la mujer, en la Fundación Cortés, porque pienso que posiblemente a Ignacio (Cortés) le interesen estos retratos diferentes. Estas obras realistas poseen un espectro de la mujer, como un abanico de la complejidad de las clases sociales y creo que voy a hacerla pronto. Algunas han posado y de otras, tengo documentación fotográfica”, detalló.

Carmelo Sobrino 3

Después del huracán María nació el proyecto del Barrio Bartolo, entre Lares y Jayuya. Allí utilizaron una escuela que servía como refugio y la líder comunitaria Elisa Sánchez, invitó a Sobrino a colaborar, ofreciendo talleres de arte.

“Empecé a hacer dibujos y pintura de algunas estudiantes y tomé muchas fotos de personas de clase humilde. Eran buenos retratos sicológicos, de gente pasando situaciones bien difíciles. Empecé a retratar gente de fuera y también me contrataron. Fue un material fresco, nuevo y realista. Desde entonces, me he tenido que cuidar mucho más. Esta exposición, es lo que tengo en mente”, adelantó el artista.

Locations

(0) Comentarios

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.