Glenn Close

Glenn Close ha sido nominada en ocho ocasiones a los premios Oscar.>Chris Pizzello/AP

En una ceremonia diferente, se llevó a cabo la 93 entrega de los premios Oscar, en donde la que la bondad y la perseverancia se pusieron de manifiesto.

El nivel de los discursos de agradecimiento le dieron un brillo muy especial a la noche, pero hubo uno que me impactó especialmente, el de Chloé Zhao, segunda mujer en la historia de los premios en ganar en la categoría de mejor dirección, con la película Nomadland. La cineasta recordó cómo su padre le enseñaba poesía china y lo inspirador que resultó para ella. Citó la frase de inicio del poema titulado Los tres personajes clásicos: “La gente al nacer es inherentemente buena” y complementó con una reflexión, “incluso aunque algunas veces pueda parecer que lo contrario es verdad, siempre he encontrado la bondad en la gente con la que me he encontrado en el mundo. Esto es para quienes hayan tenido la fe y el valor de aferrarse a la bondad que llevan dentro y a la bondad de los demás, no importa lo difícil que sea”.

Leer frases como esta nos reconcilian con la vida y con la tendencia a la bondad de los seres humanos. Como siempre digo: los buenos somos más.

Por otra parte, también estuvo el valor de la perseverancia, representado en Glenn Close quien tras ocho nominaciones, no ha logrado obtener el Oscar. Sin embargo, lejos de sentirse mal, mostró su habilidad para tomar las circunstancias con excelente actitud y hasta bailó.

Ganar o perder son conceptos relativos pues en este caso, Close llegó al escenario en la voz de la ganadora del premio a mejor actriz de reparto, la actriz coreana Youn Yuh-jung (nominada por Minari) quien dijo: “¿Cómo puedo ganarle a Glenn Close?”.

Cuando vemos eventos con una consciencia expandida y despierta, podemos obtener grandes enseñanzas.