Casa Silvana

Casa Silvana, en Humacao

A poco más de una hora de San Juan, en la ladera de una colina en el barrio Mambiche Prieto en Humacao, el arte, la poesía, la agricultura y la autogestión han encontrado un espacio de creación y diálogo constante, ideado por el artista y gestor cultural Edwin Velázquez.

El reencuentro con su pasado en medio de las decisiones obligadas por la pandemia del covid-19 lo llevó a trasladarse desde la zona metropolitana de San Juan hasta el pueblo de su familia paterna, a la casa de los abuelos. Luego de un proceso de rescate y transformación, la vieja edificación de concreto se convirtió en Casa Silvana.

Con el nombre de su abuela como esencia de la memoria histórica de las vivencias en esta estructura y espacio geográfico, y con las paredes revestidas de azul añil, ya se ha convertido en un punto de referencia en la región. No solo llegan los creadores de Humacao y los pueblos cercanos y las personas de la comunidad, sino que museógrafos, artistas y creadores de todas partes han programados sus visitas para conocer el proyecto.

“Nosotros tenemos una responsabilidad como artistas y también es aportar e impactar a las comunidades”, dijo Velázquez, en medio de un conversatorio con artistas.

Casa Silvana

Casa Silvana, en Humacao

Entiende que estos momentos de cambios sociales a nivel mundial, particularmente por la pandemia del covid-19 es necesario “buscar conexión con las comunidades” y acercar las prácticas artísticas a los niños y a los adultos en las comunidades”.

También habló de rescatar espacios que hay en las comunidades, como los centros culturales, para poder desarrollar diferentes proyectos donde las personas también tengan otros lugares para la creación y la reflexión.

Hasta ahora se han organizado en Casa Silvana exposiciones de arte con artistas de la zona, conversatorios, talleres de poesía y otras actividades.

Velázquez adelantó que trabajan en la creación de un programa de residencias para creadores y en gestiones para la autosustentabilidad, particularmente con el huerto de plantas medicinales y otros cultivos que ya alberga una amplia variedad de especies.

“La autogestión es importante para motivar al gobierno y a las entidades y que vean los proyectos y demás y así mantener estos espacios activos”, añadió.