Jetppeht Pérez de Corcho

Jetppeht Pérez de Corcho, gerente general del CBA de Santurce, destaca la importancia de este recinto tanto en la Isla como en el Caribe. >Brandon Cruz/EL VOCERO

Debido a la transformación de la socialización, el entretenimiento y la vida en sí misma desde hace un año, a consecuencia del covid-19, el 40 aniversario del Centro de Bellas Artes (CBA) de Santurce se festejará en abril, de manera virtual.

Este espacio de encuentro social, musical, teatral y cultural, permaneció abierto para la grabación de espectáculos, mientras se prohibieron por un año los eventos con público.

“El País necesita alegría, momentos importantes, recordar que el CBA es muy importante para la clase artística, es fuente de empleo y a base de eso hemos trabajado lo que es la historia. Vamos a comenzar con los primeros empleados, productores y dramaturgos, recrear esos 40 años. Va a ser muy especial”, puntualizó su gerente general, Jetppeht Pérez de Corcho.

El proyecto de ley para la creación del centro fue firmado por el gobernador Luis A. Ferré (1904-2003), el 3 de marzo de 1971. Se le otorgó $1.2 millones para comenzar la construcción, que inició en 1973 y finalizó en 1980. Abrió las puertas el 9 de abril de 1981.

“Bellas Artes se concibe a mediados de los años 60. Francisco Arriví y don Ricardo Alegría son quienes proponen este proyecto de crear este complejo de salas”, recordó el gerente en entrevista con EL VOCERO.

Estas son cuatro: la sala de drama René Marqués (capacidad 781 personas), la experimental Carlos Marichal (210) y la de festivales Antonio Paoli (1,945), ubicadas en el edificio principal; y la sala Sinfónica Pablo Casals (1,300), que tiene 20 años y es la sede de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico.

Además, cuenta con la plazoleta Juan Morel Campos, que alberga 800 personas para eventos al aire libre. En esta se encuentran las Musas, que son nueve esculturas en bronce de seis pies de alto, de la artista Annex Burgos, representativas del canto, baile, literatura, arquitectura, diseño, artes plásticas, cine, música y teatro.

En un principio se pensó en dos salas: una para artes escénico musicales de 2,000 butacas; y una de drama para 1,000.

“No se había contemplado en el diseño original una sala experimental, ni un café teatro, que fue un proyecto de la exgerente general Carmen Juncos, que lleva el nombre de Sylvia Rexach porque en ese lugar se encontraba la residencia de los padres de Sylvia, donde pasó su niñez”, explicó.

En ese sentido, establece que el CBA se mantiene como pionero porque en la Isla no existe otro complejo de cuatro salas.

De lo clásico al arte popular

Al principio fue concebido para música clásica, teatro y ballet. Pero a finales de 1981 se presentó el primer artista popular, Wilkins y de ahí se abrieron las puertas a otros.

El arquitecto Rodolfo Fernández estuvo a cargo de la obra y diseñó el edificio principal contemplando la ubicación de obras de arte.

Por esto se exhibe en el vestíbulo de la Sala de Drama el vitral Forma y trópico, de Luis Hernández, que tiene aproximadamente 20 pies de alto por 40 de ancho. Este lo hizo en 1980 y posteriormente, le dio continuidad con los vitrales del recibidor de la Sala de Festivales, que acogieron el nombre del primero.

A lo largo de estas cuatro décadas, el centro ha mantenido su prestigio, como sede de espectáculos de artistas locales e internacionales.

“Estos artistas que comienzan a presentarse en las salas en los años 80, encontraron que Puerto Rico y Bellas Artes eran un lugar para catapultar su carrera a otros puntos a nivel nacional e internacional. Aquí se presentó José José (1948-2019) por primera vez en 1982. Hay anécdotas de que él estaba deseoso de presentarse aquí porque Marco Antonio Muñiz lo había hecho. Él quería estar en esta plaza porque iba a ser el lugar para continuar con una carrera en Estados Unidos”, narró Pérez de Corcho.

Sobre el especial

Bellas Artes: 40 años de encuentros, es el título del documental con el cual se conmemorará el aniversario. Se transmitirá el 9 de abril de 8:00 p.m. a 10:00 p.m. por WIPR, así como en las redes sociales del CBA de Santurce y su página web.

“Ha sido encuentro de artistas populares, de dramaturgos, de empleados que llevamos aquí más de 25 y 30 años trabajando, hay algunos que están desde que la construcción comenzó. Así que estos 40 años van a retomar esa historia desde 1981, cuando se comienzan a montar las primeras luces, butacas y sonido. Van a estar personas que formaron parte de ese primer equipo de trabajo. Este aniversario se va a dedicar a ellos, al pueblo que ha sido quien ha mantenido el CBA donde se encuentra, su importancia, sus empleados. Somos un gran equipo de trabajo que amamos el CBA”, recalcó.

La grabación cuenta con intervenciones musicales, baile, entrevistas a productores, actores, personas relacionadas a las artes escénicas y a casi todos los gerentes generales. Es una muestra representativa de sus cuatro décadas.

La primera obra escenificada en el lugar fue Los soles truncos, en 1981, estrenada en el primer Festival de Teatro del Instituto de Cultura Puertorriqueña, en 1958. Para evocar ese recuerdo, la dramaturga Myrna Casas leerá una escena en el especial.

Pérez de Corcho empezó en el centro trabajando en el estacionamiento hace 28 años, luego pasó a las barras, alimentos y bebidas, la boletería, etc. Por lo que este festejo también envuelve un valor sentimental.

“Para mí (el CBA) es muy importante, ha sido parte de mi carrera, aquí he crecido, he sido parte de su desarrollo en diferentes áreas. Para mí ha representado un gran orgullo que con mis compañeros podamos presentar al País proyectos dirigidos a mejorar el arte y la cultura”, aseveró Pérez de Corcho.