Barasorda

El tenor falleció en 2018. >Archivo/INS

Pro Arte Musical relanzará el concierto virtual Homenaje a Barasorda, en su misión de promover y difundir la música de cámara, la ópera, otros géneros musicales, programas educativos para la juventud y las carreras de los cantantes que han dejado una huella indeleble en el desarrollo cultural del país durante los pasados 88 años.

El barítono José Camuy, guionista y presentador de este concierto, informó que la oferta está compuesta por cantantes puertorriqueños líricos como la soprano Natalia Santaliz, la mezzosoprano Odemaris Ortiz Pastrana, el tenor Rafael Dávila y el barítono César Méndez Silvagnoli, dirigidos por el ‘maitriser’ vocal Pablo Boissen, quien después de dedicar 23 años de su carrera como maestro ‘répétiteur’ en Suiza, se ha reincorporado al Conservatorio de Música de Puerto Rico (CMPR).

El virtuoso de la guitarra clásica, el maestro Luis Enrique Juliá, trabajó en la curaduría de este concierto al traspasarlo a disco compacto junto con la masterización del productor Néstor Salomón, basado en el concierto de Antonio Barasorda (1945-2018) con el pianista John Beeson, del 10 de octubre de 1995.

Barasorda homenaje

Los cantantes César Méndez Silvagnoli, Natalia Santaliz, Odemaris Ortiz Pastrana y Rafael Dávila. >Suministrada

La familia Barasorda estará representada por su hermana Freya y Lola, la viuda del tenor, quienes intervienen con memorabilia vívida y perfiles de la dimensión humana del maestro.

La velada virtual promete un deleite musical de altura con partituras de Gaetano Donizetti, Giuseppe Verdi, Charles Gounod, Camille Saint-Saëns, Leo Delibes, Ruperto Chapí, Ruggero Leoncavallo, Giacomo Puccini y Richard Strauss.

“En el homenaje estos cuatro cantantes interpretarán arias y escenas emblemáticas que marcaron la carrera musical de Barasorda. Como su estudiante, me atrevo a declarar que durante los últimos años, Barasorda fue la más importante figura en el desarrollo y defensa del arte lírico y que su legado como cantante internacional y maestro del CMPR, ha de ser celebrado y recordado siempre”, señaló Camuy a EL VOCERO.

El espectáculo fue grabado en la Sala Paoli del Centro de Bellas Artes de Santurce, bajo la dirección de Noel Rosa.

“Para este proyecto de Pro Arte Musical de 1995, contamos con una espléndida colaboración del coach vocal y director asistente de la New York City Opera y el Metropolitan Opera House, el maestro John Beeson, al piano. En aquel momento, a Barasorda ya se le reconocía por una carrera internacional sólida, que incluía presentaciones exitosas en los más importantes teatros de ópera del mundo. Para la conservación y recreación de este singular momento histórico-musical, primero se restauró a formato digital la grabación original, eliminando los sonidos extraños que alteraban el ambiente del concierto en vivo y luego entramos al proceso de masterización”, explicó.

Recordó que “se había grabado con dos micrófonos aéreos que colgaban del teatro. En el proceso de ‘mastering’, Salomón realza la presencia de ciertas frecuencias que amplían la percepción. Este esfuerzo por conservar la esencia fonográfica de ese momento, implicaba subir el volumen de algunas partes que en la grabación original habían quedado bajas, brindándole mayor presencia a las texturas, un mejor equilibrio dinámico y la optimización de la imagen sonora. También se incluyeron los comentarios con los que el maestro Barasorda interactuaba con su público”, expresó el maestro Juliá.

Observó que el concierto de la década de los 90 fue grabado en una época donde había sonidos distintos, con 19 años de diferencia entre la restauración y el concierto. Indica además, que se respetó el sonido original, buscando llevarlo al máximo confort sonoro, para lograr una mejor experiencia de escucha.

“Estos procedimientos reforzaron la estrategia de conservación, llevando la presencia del material sonoro al mayor volumen posible, sin perjudicar la dinámica natural del performance. Se cuidaron las modulaciones propias de la voz del tenor y del piano, realzando las texturas de una voz privilegiada y su excelso pianista colaborador. Ha valido la pena rescatar y conservar este preciado documento sonoro de la aportación cultural de Pro Arte Musical a la sociedad puertorriqueña”, abundó Juliá, catedrático del CMPR.

El concierto puede disfrutarse hasta el 13 de mayo, a través de Ticketera.