Casa Cortes Haiti

El ahogado, de Wilson Bigaud.>Suministrada

La Galería Cortés del Viejo San Juan inaugura mañana jueves, la exposición Haití aquí, a cuatro tiempos, con una colección de pinturas al estilo naïf, donde presenta a sus más grandes exponentes, fotos religiosas, una instalación de vestuarios de época y un documental sobre el arte haitiano.

La curaduría ha estado a cargo de Ignacio Cortés.

Los artistas plásticos haitianos de la colección de la Fundación Cortés exponiéndose son Philomé Obin, Hector Hyppolite, Jean Edgar Baptiste, Hervé Telemaque, Castera Bazile, André Pierre, Edouard Duval Carrié y Wilson Bigaud. Salvo Duval y Telemaque, que aún están vivos. Los demás son todos maestros del movimiento naif haitiano de los años 40 y 50. Duval y Hervé son los principales exponentes haitianos actualmente a nivel internacional de este arte.

“La exposición recoge cuatro visiones de Haití, constituyéndose la primera en pinturas de maestros haitianos de la Colección Chocolate Cortés, que entran en diálogo con el trabajo fotográfico de Luis Alcalá del Olmo. Esta última trata de las creencias religiosas, espiritualidad y vudú del pueblo haitiano. La tercera fase es una instalación de Humberto Figueroa, donde presenta Madamas, que expuso en lo que se conoce como La Ghetto Biennale, que se celebra en los barrios de Lakou Cheri y el ghetto Leanne de la Grand Rue de Port-au-Prince, capital de Haití”, declaró Cortés a EL VOCERO.

Casa Cortes

Ignacio Cortés, Ana Rosa Rivera y Charles Juhasz-Alvarado. >Suministrada

El curador relata que la idea de esta propuesta surgió fortuitamente a principios de este año, al entrar a la Casa de los Contrafuertes que lidera el arquitecto y escultor Charles Juhasz-Alvarado. Ambos coincidieron con el tema haitiano y crearon esta alianza para exponer obras artísticas de la hermana isla.

Por su parte, Contrafuertes abre el próximo jueves, 19 de abril, la exposición Honneur et Respect, cuyo contenido es de fotografías puertorriqueñas relacionadas al devastador terremoto de 2010 con epicentro en Puerto Príncipe. Hay también arte haitiano, banderas de vudú y pinturas.

“Desde nuestra perspectiva este es quizá, el país más sufrido de toda América. Aunque ha soportado calamidades de todo tipo; sin embargo, es un pueblo que sigue batallando. Al visualizar las obras disponibles, observé su vitalidad como contraparte y el ejemplo más que digno de lo que es luchar y seguir pa’ lante. Esta fuerza de pueblo les ha supuesto en las artes plásticas como una de las manifestaciones más elocuentes que sobreviven la desesperanza y la convierten en afirmaciones de incuestionable valor estético y cultural”, agregó Cortés.

La instalación de Humberto Figueroa retrotrae, de otra parte, la muñeca de trapo tamaño humano que introdujo en la Ghetto Biennale y que del título de la inauguración en 2017, compone la tercera fase de la muestra. La cuarta es el vídeodocumental de Leah Gordon, fundadora de la bienal hace ocho años. En el vídeo se entrevistan escultores del ghetto y lo que piensan.

Haití aquí, a cuatro tiempos, en Casa Cortés y Haití aquí, Honneur et Respect en Contrafuertes, establecen un pasaje metafórico entre la sede de la primera, en el número 210 de la calle San Francisco y el hogar de la segunda, en el número 101 de la calle San Sebastián, en la Plaza San José, en Viejo San Juan.

“La historia de Haití, como en el Caribe y América Latina, a veces alcanza proporciones de mitos y leyendas que trascienden la imaginación”, añadió el también presidente de la Fundación Casa Cortés.

Locations