Humberto Martínez

El Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) anunció que Humberto Martínez es el nuevo campeón del 54to Concurso Nacional de Trovadores del ICP que se celebró recientemente en la Plaza de la Trova, en Comerío.

Es la tercera vez que el ganador, natural de Aibonito, repite la hazaña del 2018.

Al campeón le siguen Jonathan Nieves, en segundo lugar, y Guersom Báez, quedó tercero. Además, el trovador Víctor M. Reyes ocupó el cuarto lugar y Ricardo Villanueva, el quinto.

Este año, como parte del 54to Concurso Nacional de Trovadores se celebraron tres semifinales. La primera se llevó a cabo en la plaza pública de Morovis, en la que Ricardo Villanueva, Jonathan Nieves y Víctor Manuel Reyes resultaron ganadores. La segunda Semifinal se celebró en Trujillo Alto. Los ganadores fueron Alberto Ortega, primer lugar; Marcos Collazo, segundo, y José “Cheíto” Ortiz, tercero. La Ciudad Señorial de Ponce fue testigo de la tercera semifinal, donde Humberto Martínez Rivera, de Aibonito, obtuvo el primer lugar; Jovino González, de Ciales, el segundo y José Pérez Vélez, de Mayagüez, el tercero. Los nueve semifinalistas compitieron por el título de Trovador Nacional de 2022, en la Plaza de la Trova en Comerío. Guersom Báez era el Trovador Nacional de 2021.

Como parte de la Final del Concurso Nacional de Trovadores, se le rindió homenaje a la Orquesta Nacional Criolla Mapeyé fundada en 1978. A la Orquesta Mapeyé, de más de 30 años de trayectoria, se les ofreció este merecido reconocimiento por su compromiso y aportación a nuestra música y tradiciones. Mapeyé es uno de los principales exponentes de la música folklórica puertorriqueña en América Latina, Europa y en los Estados Unidos. Es una orquesta criolla que cuenta con más de 20 grabaciones para fomentar y dar a conocer el folklore puertorriqueño.

Todos los años, el ICP celebra este duelo de improvisadores para mantener la tradición y seleccionar al Trovador Nacional de Puerto Rico que le representará durante un año. Uno de los retos del trovador es el dominio de la décima espinela (estrofa de 10 versos), cuya rima, terminación de cada verso, debe ser perfecta. De igual forma, se evalúa el contenido de la décima, el lenguaje poético del trovador y cómo desarrolla el tema que se le da en el “pie forzado” de la décima. Este verso que se les da para improvisar debe ser el que finaliza, le da sentido a la estrofa y determina la rima. La décima se debe improvisar en el momento y se prepara de memoria. Toda la estrofa se compone de memoria, se canta y debe hacerse en menos de 3 minutos.

Los premios en metálico para los ganadores de la gran Final ascendieron a: 2,000 dólares el primer premio, 1,500 dólares el segundo y 1,000 dólares para el tercero.

Cada año, nuevos trovadores y trovadoras se interesan en el arte de la improvisación y tiene la oportunidad de aprender sobre este arte en las diversas escuelas de Trova en Barranquitas, Comerío, Juncos, Morovis, Hatillo y Trujillo Alto.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.