Encuentro de Ceramistas de Puerto Rico

En la luna de Valencia, de Clarissa Biaggi. >Suministrada

El primer Encuentro de Ceramistas de Puerto Rico, con la participación de 66 artistas de este medio, se extiende hasta el domingo en el atrio central de Plaza Las Américas, como parte de la celebración del quinto centenario de San Juan.

Los artistas donarán parte de las ventas a niños pacientes de cáncer del Hospital Pediátrico Universitario Dr. Antonio Ortiz, en Centro Médico, a través de la Fundación CAP.

“En el 2020 nos alcanzó la pandemia del covid-19 y se quedaron latentes las ferias, las exposiciones, los talleres y tantas otras actividades para exponer nuestro arte. El confinamiento comenzó a bajar la intensidad del calor del horno, la laboriosidad de amasar el barro y las ideas para moldearlo se encontraron de momento en gélidos espacios esperando ser liberados entre los esmaltes, óxidos y pigmentos. Como ceramistas, cada cual continuó laborando en sus talleres, pero regresó la esperanza de volvernos a encontrar”, expresó Rosa Serrano, organizadora del Colectivo Keramikós.

Keramikós (alfareros en griego), fue fundado en 2018 y busca educar y promulgar la cerámica artística y tradicional puertorriqueña a nivel nacional e internacional.

Algunos del más de medio centenar de participantes en este encuentro son: Jaime Suárez, Ivonne Pratts, Toni Hambleton, Sofía Rodríguez, Redo del Olmo, Angélica Rivera, Clarissa Biaggi, Dagnes Calderón, Diana Dávila, Edgardo Moisés, Estela De Mari, Elmi Pardo, Frances Bonet, Franklin Graulau, Jennifer Sánchez, Roxana Jordán, Samary Conde, Sheila Rivera y Víctor Sosa, entre otros.

Se dedica la jornada a la ceramista escultórica Susana Espinosa, “una veterana artista, que ha incursionado en el mundo del arte por más de 60 años, pero experimentando otros medios, sin nunca dejar sus orígenes del dibujo y la pintura. Es indiscutiblemente una pionera de la cerámica artística contemporánea, que ha legado a Puerto Rico una rica producción de murales a gran escala y una variada obra escultórica con una calidad estética y técnica, difícil de igualar”, resaltó Serrano a EL VOCERO.

“No es hasta finales de los años 60 que me traslado (de Argentina) a Puerto Rico junto a Bernardo Hogan, mi marido recientemente fallecido, cuando me dedico totalmente a la cerámica. La Isla me abrió alternativas, nuevos caminos y encuentros. Estos encuentros ayudaron a formar nuestro espacio en la Isla. En los años 80, Jaime Suárez, Toni Hambleton, Bernardo y yo fundamos Casa Candina, para la difusión, enseñanza y desarrollo de la cerámica contemporánea”, contó la homenajeada.

Serrano por su parte, señaló que “la actividad ha generado mucho entusiasmo entre los artistas ceramistas nuevos, viejos y emergentes, porque somos todos unos apasionados del barro”.