Flavia Marichal

Flavia Marichal Lugo lleva dos décadas al mando del Museo de Historia, Antropología y Arte. >Suministrada

Todavía se exhiben petroglifos y monolitos antropomorfos y osamentas humanas de la cultura pre-taína Ostiones. También las prácticas funerarias con esqueletos indígenas, momias del antiguo Egipto de más de 2,000 años de antigüedad donadas por la Universidad de Harvard, métodos de momificación, el monumental óleo de El Velorio, de Francisco Oller; completado en 1893, así como la colección de grabados y carteles más numerosa de Puerto Rico. Desde la pandemia se ofrecen talleres virtuales para adultos y recorridos para estudiantes.

Se trata del Museo de Historia, Antropología y Arte (MHAA), ubicado en los terrenos del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que dirige hace cerca de dos décadas la curadora Flavia Marichal Lugo.

El MHAA

La instalación, ubicada en la UPR de Río Piedras, fue diseñada por el arquitecto alemán Henry Klumb. >Suministrada

Es el primer museo de Puerto Rico creado por ley, en 1951. Fue fundado por Ricardo Alegría y el edificio es diseño del prominente arquitecto alemán Henry Klumb. Su colección de arqueología antillana es una de las más completas de todo El Caribe y la de pintura es una de las más extensas de la Isla, que datan desde el siglo 18 hasta el presente.

“La primera donación que recibió la UPR en 1914, cuando aún no se visualizaba la existencia de un museo en el campus de Río Piedras, fue la colección de don Federico Degetau, el primer Comisionado Residente en Washington. En 1915, llegó la pintura El Velorio, de Francisco Oller; que hasta entonces, había estado expuesta en la Biblioteca Insular, del Viejo San Juan. Fue trasladada al recinto para su custodia. Esta es hoy, para orgullo de todos, el ícono nacional de nuestra institución”, resaltó Marichal Lugo en entrevista con EL VOCERO.

El MHAA cuenta además con colecciones de dibujo, grabado puertorriqueño e internacional; escultura, carteles, arte popular, documentos históricos, filatelia, numismática y objetos etnográficos. Se ofrecen exposiciones, talleres de arte, conferencias, foros, conciertos y publicaciones como parte integral de su misión. También mantiene un archivo especializado en Arte en Puerto Rico, que contiene información de instituciones culturales, otros museos, exposiciones, reseñas, documentos y materiales relacionados muy valiosos para la investigación. Opera además, un programa de estudiantes voluntarios.

El Velorio

El Velorio, de Francisco Oller, de 1893. >Suministrada

“Espero en verano inaugurar la exhibición El cartel, voz para la resistencia y el libro que aún está en prensa de más de 100 carteles de la colección del museo. Lo importante es que el trabajo de un museo es de equipo y cada miembro hace lo que le toca para que las cosas puedan realizarse. Tenemos una registradora de colecciones con Chakira Santiago, educadores, la bibliotecaria que se encarga del archivo completo que se llama Centro de Documentación de Arte Puertorriqueño, a cargo de Jessica Valiente”, puntualizó.

Destacó que “tenemos un archivo de cada artista, otra sección dedicada a las exposiciones, donde se guarda todo lo referente a sus diseños, catálogos de obras, fotografías y las exhibiciones realizadas premuseo, con toda la documentación y cosas relacionadas con los artistas desde los años 40 del siglo pasado hasta el presente. Tenemos todo lo que había de Lorenzo Homar en su casa, de José Antonio Torres Martinó, Myrna Báez, y otros artistas por mencionar algunos”.

La directora del MHAA agregó, que la legislatura aprobó el Proyecto de Ley Núm. 97, destinado a convertir el Museo de la UPR en el museo nacional. La ley establece que este se crea adscrito a la UPR con el propósito de “reunir, mantener y conservar con fines de divulgación cultural todo aquello que constituye parte de nuestro tesoro histórico, antropológico y artístico”. Esta ley sentó las bases para que se construyera un edificio propio dentro de los predios de la universidad. El nuevo edificio del museo se comenzó a construir en 1957 con cuatro etapas finalizadas de las cinco originales. La apertura oficial se llevó a cabo el 4 de junio de 1959, con una exposición de Francisco Oller. El conjunto de obras ofrece un rico y extenso panorama del desarrollo del arte puertorriqueño.

“En el tiempo del covid-19 trabajamos con cinco empleadas y dependemos de los contratos. Por ello, conseguimos una fotógrafa durante este tiempo para retratar las obras gráficas en digital y poder subirlas a internet. Paola Valentín, la joven a cargo de entrar la información de Administración de Colecciones o The Museum System, ya ha subido gran parte de los carteles. Ha sido difícil el tiempo que estamos viviendo porque muchas plazas están congeladas y no se sabe cuándo se llenarán. Este museo tiene la suerte que estamos en un recinto universitario, con muchos estudiantes voluntarios y nos ayudan con toda la historia del arte, personas con contratos para cumplir funciones como de diseñador de exhibiciones. El museo tiene 2,000 grabados para subirlos en Internet para diciembre y se retrató completa con fondos de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades y la Fundación Flamboyán”, abundó Marichal.

Mientras, continúan brindando servicios a la comunidad de talleres virtuales para adultos y en abril, comienzan las visitas virtuales y otro eventos que, como subraya, se amplirán en el futuro cercano.

Además, se encuentran en plena producción de seis videos, de los cuales están disponibles tres de arqueología, otro es sobre la Historia del Grito de Lares –cuya bandera original es parte de la colección del museo– así como de El Velorio y el último, que corresponde al cartel puertorriqueño. El Centro de Investigaciones Arqueológicas de la UPR, que también fundó Alegría en los años 40, forma parte del MHAA.

“En el mundo del museo puertorriqueño las mujeres somos muy importantes porque producimos mucho, trabajamos de más, exageradamente, y no terminamos aquí, sino en las casas los sábados y domingos. ¡Una no para! Si no fuera por el equipo nuestro femenino que se completa con Lisa Ortega, Oneida Matos y Gelenia Trinidad, una lo logra. Hay mucho interés por el estudio de la museología y se ha despertado en muchos estudiantes de ambos sexos. Se ve como que no hay que ser el mejor artista porque puedes entrar con otras disciplinas al mundo del museo”, resumió.

Locations