El éxito de la más reciente puesta en escena del musical West Side Story, en el Curve Theatre de Leicester, al norte de Londres, ha sido tan contundente como la actuación de la puertorriqueña Adriana Ivelisse, en el papel de María, según críticas de diarios como The Guardian, The Telegraph y BWW; y revistas especializadas como What’s on Stage.

Todos coinciden que la pareja que componen María y Tony (Jamie Muscato), posee una formidable química, descrita como “soberbia, emocionante, estimulante y formidable”.

“Esta María que hago es de campo, vibrante, de colores brillantes, que no tiene miedo a expresar todo lo que siente y es ingenua al principio, hasta que cambia plenamente. Me ha encantado escuchar a la gente mayor que conoce la obra y dice es la mejor representación que ha visto”, declaró la artista en entrevista con EL VOCERO.

“Empieza el musical mostrando la bandera de Estados Unidos desde el punto de vista del inmigrante, para quien simboliza el sueño americano. Mi María es muy inocente y se enamora en su primer baile; y trabajo esa transición hasta que se le va ese sueño. En dos días paso de niña a mujer, como yo digo”, añadió la egresada de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras, en torno a este debut internacional en Leicester.

De nombre Adriana Ivelisse Morales González y natural de Naranjito, no disimula que le hacen falta las montañas de su tierra, las playas y el coquito en esta temporada navideña. Se enorgullece también de llevar la bandera de Puerto Rico y está muy contenta porque su familia irá a verla.

Viviendo el éxito para el que ha trabajado, recuerda sus primeros papeles con Edgar García en Evita, en el Departamento de Drama de la UPR; así como el personaje de Margareta en The Sound of Music, que también dirigió.

“Al principio no sabía qué hacer estudiando animación digital, pero siempre tenía la mira en la actuación y la música. Hice un papel en Antígona, en la California State University de Los Ángeles, donde me metí a un grupo de jazz que dirigía el maestro John Buonamasa. Hice conciertos con el Studio Ensemble y fui parte de la Filarmónica al regresar a la Isla, bajo la dirección del compositor polaco Krzysztof Penderecki, con quien canté El Credo, después de graduarme. Decidí hacer mi maestría en la Royal Academy of Music en Londres. Tuve la oportunidad de cantar en una clase magistral de Claude Michel Sondberg, el compositor de Le Miserables y Miss Saigon. Después firmé con la agencia Byrons Management en Londres y audicioné para Nikolai Foster, director del teatro regional Curve Theater, donde estoy haciendo West Side Story”, detalló la actriz.

Le encanta levantarse para llegar al teatro y estar con sus compañeros de reparto como Jamie Muscato, su contrafigura. El viaje en tren desde Londres a Leicester le toma una hora hasta llegar al Lester Curve Theatre, en el Royal Exchange.

“Los bailes y la coreografía de Ellen Kane son de movimientos filosos, rápidos, con todos en el mismo tiempo, precisos, increíbles los números. Los más que gustan son los de I Like to Live in America, que se hacen al ritmo de bomba puertorriqueña. Me comisionaron hiciera algo innovador con los personajes de las tres costureras: Rosalía, Consuelo y Anita, y aunque se utiliza la misma partitura, se acentúan los movimientos de bomba. Eso le da un color distinto y se siente diferente. Gusta mucho la escena de Officer Krupke, con un ‘slapstick’ graciosísimo”, precisó.

Compartió que “María tiene un sonido muy juvenil, más popular. En medio de la tensión tiene cualidad y calidad de ser pueblerino. Al cantar se siente más como una conversación y las partes de las peleas entre los Jets y los Sharks, dirigidas por Kevin McCurty, son espectaculares. Las luces son magníficas y la dirección es muy especial”, apuntó.

Adriana leyó Romeo y Julieta (1595) de William Shakespeare varias veces y vio múltiples filmes, aunque dispuso no ver el de West Side Story, dirigido por Jerome Robbins y Robert Wise, con música de Leonard Bernstein. Este fue nominado a 11 premios Oscar y ganó 10 incluyendo el de Mejor película del año 1961 y la estatuilla como Mejor actriz de reparto para la boricua Rita Moreno.

“Para mí no era bueno verla, aunque Shakespeare no se aleja de su obra, que es la raíz. Todos en el elenco estamos enamorados del proyecto y todas las funciones se están llenando. The Telegraph y The Guardian nos han dado de cinco estrellas cinco para evaluar la calidad de la producción. Terminamos este mes y esperamos se transfiera al West End. Mientras tanto, sigo audicionando”, comentó.

Locations