José Martí

Si casi medio siglo después, el pacificador Mahatma Gandhi proclamaba para la independencia de India, que no existiría camino para la paz porque la paz es el camino, ya a finales del siglo 19 el también pacifista José Martí desvelaba una de sus más profundas máximas: “La libertad no es una bandera a cuya sombra los vencedores devoran a los vencidos y los abruman con su incansable rencor. La libertad es una loca robusta que tiene un padre, el más dulce de los padres, el amor, y una madre, la más rica de las madres, la paz”.

Esta última reflexión coincide con un cristológico Martí, que el Dr. José Rafael Coss Pontón descubre en su nueva publicación titulada, José Martí, Guerrero del amor – Orígenes y desarrollo de su pensamiento espiritual, que será presentada en Casa Norberto de Plaza Las Américas, el próximo sábado, 21 de septiembre, a las 2:00 pm. Página tras página, la lectura va construyendo un retrato psicológico del poeta y organizador del Partido Revolucionario Cubano, por el sendero desconocido de su espiritualidad.

“Comencé a leer a Martí, su poesía, sus escritos y me doy cuenta que todo lo que es el pensamiento espiritual de Martí, no se ha investigado de manera científica. Se ha escrito de todo con 28 tomos de 800 páginas, pero el tema de su pensamiento espiritual estaba disperso. Me preparé para un viaje largo, con un tema original, hice una síntesis de su vida y una interiorización de sus viajes por América Latina, España y Estados Unidos. Encontré a un iluminado, un clarividente que desarrolló su sentido extrasensorial como no lo había hecho otro libertador”, declara Coss Pontón en entrevista con EL VOCERO.

Contra la esclavitud

Destaca el escritor que Martí tuvo básicamente grandes influencias en su pensamiento espiritual, pero que nunca se casó con nadie. La primera fue el catolicismo por sus padres españoles en Cuba. Pero vivió una experiencia a los nueve años al ver un esclavo ahorcado, que le impactó. Dijo a su padre que le vengaría. A los 16, le dice a alguien traidor por servir en el ejército español y va preso. Ahí se dio un proceso que Coss describe como un florecimiento espiritual, donde en vez de contestar con odio la tortura y el dolor, él responde con amor; y empieza a sentir que esa es su verdad única.

“Logran sacarlo de la cárcel y en Isla de Pinos se aprende casi de memoria la Biblia. De ahí viaja a España donde estudia derecho y entra en contacto con la masonería. Era, además, periodista y orador. Sale con sus actividades políticas y ya solidarizado con la independencia de Cuba, se va a México donde el tema encontrado fue la materialidad y el espiritualismo. Ahí plantea que el ser humano vive en esas dos dimensiones: la espiritual y la material”, apunta Coss Pontón.

Guiado del amor, la justicia y la paz

Esta investigación destapa a un Martí tocado por el espiritismo, el budismo, la meditación, defensor de la idea de la purificación del alma a través de la reencarnación, y estudió las culturas indígenas originarias de América. En su visión, sintetizó con “que el cuerpo no es más que un siervo del espíritu”, transubstanciando así una renovada cultura no dogmática fundamentada en el amor, la paz y la justicia.

Hasta en los discursos la gente decía que Martí se iba como en un trance, cuenta el investigador, y hubo quien no entendiera lo que dijera, aunque reafirmaran que estarían dispuestos a morir por él. El autor recaba que se sentía una energía de combatividad y armonía que mezclaba con las cosas más sutiles. En una, Coss relata, le preguntaron que qué era la música. Y contestó que era “la forma más bella de lo bello”. Él podía resumir en pocas palabras un gran pensamiento. A su regreso a Cuba, los mambises le decían: “Nuesto Presidente”. Y Máximo Gómez y Antonio Maceo, quienes eran los jefes militares, en los 80 en Nueva York, tuvieron grandes confrontaciones con Martí debido a sus planteamientos espirituales.

“El gran pensador”

“Aquí lo esencial no era la violencia por la violencia misma. Y se distanció de ellos. En un momento dado, les acusó de ser caudillistas. Pero, en cambio, era un hombre de tanto honor y tanta sensibilidad espiritual que prefirió el silencio, y así no entrar en una discusión pública. Martí está hoy mejor que nunca. Para mí es el gran pensador, el más desarrollado de América Latina y el Caribe”, subrayó Coss Pontón.

(3) Comentarios

Jose Rivera

Si la mayoría de los cubanos son santeros y espiritistas

Lindo Bello

Un espiritista y charlatán.

zuimaco zinato

estan desvelaos los espiritus pensantes

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.