20190912_VX_EDDIE_ITA_JB_16.JPG

Añora la programación televisiva de su época en la cual recalca respetaban al público, a diferencia del presente. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO 

A sus 84 años, Eddie Miró desea escribir un décimo libro de chistes, pero en esta ocasión con la intención de aportar a la sanación mediante la risa.

Sus ediciones anteriores fueron bajo la serie Solo para hombres y mujeres liberadas.

“Él quiere escribirlo en una maquinilla porque en la computadora si toca una tecla, le salen millones de letras. Hemos buscado y no la conseguimos”, explicó su esposa Ita Medina, con quien lleva casado 54 años.

El título del nuevo texto está relacionado al poder de la alegría para la sanación.

“La risa es la mejor medicina, he pasado por unas cuantas cosas y doy fe de que sí lo es. Me operaron de la espalda y de cáncer (de colon), soy sobreviviente, no hay duda de que la risa te cura. Se va llamar Ríe para que sanes, si es que lo llego a escribir. Falta algo que me estimule, no sé si es la condición física en que estoy, pero pa’ lante”, comunicó a EL VOCERO Miró, quien padece una condición de salud que próximamente su familia revelará.

A pesar de todo, mantiene su eterna sonrisa y simpatía, pues de cualquier conversación lanza un chiste.

20190912_VX_EDDIE_ITA_JB_3.JPG

Eddie Miró y su esposa Ita Medina serán homenajeados el domingo durante el Día nacional del abuelo, en el Coliseíto Pedrín Zorrilla.

La pareja será reconocida por la organización Esperanza para la vejez, durante el Día nacional del abuelo, el domingo en el Coliseíto Pedrín Zorrilla, en Hato Rey. Esta entidad ha trabajado por la vejez a lo largo de 53 años, mediante varios programas alrededor de Puerto Rico.

La actividad está pautada de 11:00 a.m. a 5:00 p.m. y contará con entretenimiento en tarima a cargo de Sistema Viva con Gilberto Bauza; Douglas Candelario, Tributo a Nino Bravo, por Alejandro Primero; la Batucada de Steven López y la Melaza, y cierra con el bailable de Arnaldo “El más querido”.

“Es tremendo honor y bien bonito”, comentaron sobre el evento familiar los también padres de Dana, Michelle y Christie.

Miró y Medina son abuelos de Jean Paul, Paula Michelle y Andrea Sofía, hijos de Dana; Eduardo José, primogénito de Michelle; y Christian Skyden y Juliet Soleil, los chiquitines de Christie.

“Ser abuelo es una repetición de ser padre y eso te revive cada momento por cosas que haces con tus nietos, que te acuerdas cuando las hacías con tus hijos. Es tremendo. Soy alcahuete, hay que amarlos, son el futuro. Si quieres que salgan como tú, hay que empezar desde que son infantes y enseñarles”, aseguró el animador.

Por cierto, utilizan la tecnología para mantenerse en contacto con los nenes de Christie, quienes residen en Los Ángeles, California.

“Nos comunicamos por Skype para que no se olviden de nosotros los abuelos y no olvidarnos de cómo están creciendo, van a las millas. Les hablamos en español y entienden, pero no quieren hablarlo”, dijo Medina.

La TV del presente

Siendo una figura ícono de la televisión puertorriqueña, añora la programación del pasado al compararla con la actual.

“(Es una diferencia) del cielo a la tierra aquella época de nosotros, ojalá tuviésemos esa programación en el aire: El show de las 12, que estuvo 40 años todos los días; Noche de gala, 27 años; Salsa sábado en la noche, además de los programas de Awilda Carbia”, rememoró el hombre de la eterna sonrisa, cuyo programa El show de Eddie Miró está siendo repetido sábados a las 7:00 p.m. por WIPR.

“Eran programas sanos, no es que los de ahora no lo sean, pero a veces se les va la mano”, señaló su esposa, a lo cual él agregó “nosotros hacíamos nuestros vacilones, pero llegábamos hasta aquí (cierto punto) porque teníamos respeto al público. Hoy eso no existe (el respeto), es lo que me parece a mí”.

Entre tanto, a sus 81 años Ita continúa activa en su campo del baile y el ejercicio.

“Visito ocho centros de envejecientes del Municipio de Guaynabo. Les doy un curso que tomé en Nueva York, que se llama Terapia a través del baile y lo adapté a las personas de mayor edad. Hacemos calentamiento, ejercicios, zumba, taichí, bailamos merengue y salsa, y les hago chistes al final”, detalló quien lleva 30 años con esta práctica.

Cabe recordar que Medina fue operada hace tres años de cáncer de seno. Se ha sometido a tres cirugías y próximamente regresará al quirófano para un procedimiento de reconstrucción. Mientras, su esposo y también sobreviviente de cáncer, fue operado en la espalda a causa de una escoliosis severa, en 2013.

“Estoy bien y Eddie está bien. Vamos a nosotros en nombre de Dios”, enfatizó.

Locations