Raymond Torres

El compositor grabó La guaracha del Macho Camacho para salsa y jazz. >Suministrada

El compositor Raymond Torres-Santos pone a consideración del público un nuevo disco compacto de colección, titulado Satellites, Drones and Planes, donde crea un mundo sonoro con su música original más diversa y de vanguardia.

Con siete números alucinantes, también se inspira en la literatura con esta antología de sus obras, entre la que destaca en letras de oro, "La guaracha del Macho Camacho", basada e inspirada en la novela homónima de Luis Rafael Sánchez, bautizado por el novelista mexicano Carlos Fuentes como el Príncipe de las letras puertorriqueñas y rebautizado en la Feria del Libro de Guadalajara como el Príncipe de las letras caribeñas.

Provided to YouTube by CDBaby

La Guaracha del Macho Camacho · Raymond Torres-Santos · Robert Remstein

Satellites, Drones and Planes

℗ 2021 Raymond Torres-Santos

Released on: 2021-02-12

Auto-generated by YouTube.

“La guaracha del Macho Camacho la estrené hace mucho tiempo cuando tenía como 40 años. Mi obra clásica se divide para quienes se interesan por la literatura puertorriqueña, otra te lleva a la espiritualidad, la naturaleza, y la que te ilumina en cosas más abstractas. Me cautivó la historia de esta novela muy emotiva y provocadora e hice una pieza así también, inspirada en la salsa. En esa época, escuchaba la forma de tocar de Eddie Palmieri y la hice para dos pianos, que toco junto al pianista israelita Robert Remstein. El contagioso ritmo sincopado de la salsa, junto con la improvisación del jazz, también impera en esta composición. El escritor hace una sátira de la cultura moderna donde fusiono la salsa con el jazz”, explicó Torres-Santos, también profesor universitario en California.

Por su parte, Sánchez, publicó La guaracha del Macho Camacho en 1976, planteando que el campo en Puerto Rico se había urbanizado y la ciudad se había arrabalizado.

Paralelamente, al compositor le parece que el título de esta grabación Satellites, Drones and Planes, es muy subjetivo y actual del mundo que vivimos, que le llevó a utilizar sonidos electrónicos e instrumentos acústicos con los cuales crea una música cinematográfica de ‘sci-fi’. Cree, como indica, que está muy a tono con nuestros tiempos de la tecnología, la exploración del universo y eso le llevó a una pieza un tanto experimental. Al principio componía con otro tipo de obra histórica o biográfica cuando estaba en el Conservatorio y tenía 20 años. Éstas se han podido antologizar ahora por la facilidad de hacer y producir grabaciones y también durante la pandemia, para reclutar músicos dispuestos a estudiar la música y grabarla desde sus respectivos estudios.

Con una selección muy variada y amigos de gran talento, el álbum incluye al violinista búlgaro Moni Simeonov, al que se une Torres-Santos en el piano en la composición de cuatro movimientos, Sonatina para violín y piano, que nunca había grabado.

“Dance está exquisitamente interpretada por el guitarrista argentino, Sergio Puccini. La grabó en Buenos Aires y constituye un ejemplo de la utilización que hago de músicos internacionales. La música de guitarra acústica es un instrumento bien complicado porque con dedos hay que tocar el bajo, el contrapunto, la armonía y la melodía a la misma vez. Eso requiere escribir todos esos elementos en la partitura y un buen ejecutante con cuatro dedos en la mano derecha y los acordes en la mano izquierda. En Salsa y tres soneos, mientras hago uso de ritmos y gestos melódicos del género de la salsa. El pianista de Nueva York, Max Lifchitz me acompañó. Tiene tres secciones y la pieza se divide en episodios que son formas de desarrollar el tema que serían soneos. Esta composición también se inspira en la literatura. En este caso, en el cuento de la escritora boricua Ana Lydia Vega, Letra para salsa y tres soneos por encargo”, agregó a EL VOCERO.

En adición, el pianista puertorriqueño Harry Aponte interpreta dos de las más recientes composiciones de Torres-Santos: una obra nueva titulada Toccatina, de juventud, bien corta que extendió; y Homenaje, variaciones sobre un tema del compositor cubano, Aurelio de la Vega, y escrita como un regalo conmemorando sus 96 años de vida a su admirado mentor.

Otras producciones de la música clásica de Torres-Santos son Réquiem, Jubilum y Aureola; y también el disco de jazz, Antillano.

Locations