Jose Luis Rodriguez El Puma

El cantante se presentará en concierto el 15 de marzo en el Coliseo de Puerto Rico. >Brandon Cruz González / EL VOCERO

A dos años del doble trasplante de pulmón que le devolvió la salud —tras haberse despedido tres veces— el cantante venezolano José Luis Rodríguez “El Puma” desea atender varios pendientes en esta segunda oportunidad de vida.

En diciembre de 2017 se sometió a la cirugía, gracias a la cual regresa a los escenarios con sus éxitos musicales y su más reciente disco titulado Agradecido, que también da nombre al concierto del 15 de marzo en el Coliseo de Puerto Rico.

“Dios no hace excepción de personas, pero le plació regalarme un tiempo más. Se lo pedí de todo corazón porque me despedí como tres veces, pero tenía cosas que no había hecho y quería hacerlas mejor, rectificar otras, hasta que ocurrió el milagro. Si Dios me regaló más tiempo es porque me hace falta o tenía que hacer algo que todavía no había cumplido”, reconoció la voz de Agárrense de las manos.

El Puma descifró esos pendientes como la divulgación de su testimonio.

“Es testificar lo que Cristo ha hecho con mi vida y de que sí existen milagros. Él existe y siempre dijo la verdad, de que si alimentamos la fe y vemos la visión, todo es posible”, aseguró a EL VOCERO.

Asimismo, en el plano terrenal quiere atender varios asuntos.

“Hay unas privadas que no las digo, que van a suceder porque para eso estamos en el cuerpo. Y otras cosas sí (las digo): como disfrutar cada momento, cada día, segundo e instante. Los shows disfrutarlos más y a la gente, antes se hacía un monólogo musical, ahora me los quiero llevar grabados. Y yo cambiar, ser otra persona porque aunque uno es cristiano antes y después, todos tenemos muchos defectos y necesito eliminarlos”, expresó reservándose las fallas.

Por ello, en el espectáculo del Choliseo sus seguidores notarán mayor interacción con el público.

“El show está siendo diferente, mas comunicativo y agradecido”, recalcó.

En la velada incluirá el tema Agradecido, que compuso junto a Erika Ender.

“Ella tuvo la gentileza de ir a mi casa, conversamos como tres a cuatro horas. Después de eso, esta mujer fabulosa agarró la guitarra y empezó a componer, y cada línea roza mi vida por completo”, comentó.

De otro lado, descarta volver a actuar y prefiere permanecer cantando.

“La actuación ya no, le dedicas mucho tiempo y la verdad me gusta más el canto porque puedo estar en varias partes en poco tiempo”, dijo al preguntársele si quisiera actuar junto a su hija y actriz Génesis Rodríguez.

El venezolano agradeció “las oraciones que hicieron por mí” en Puerto Rico, donde conserva amistades como Johanna Rosaly —junto a quien hizo la novela Cristina Bazán— y a quien reconoce entre risas que le debe un beso. Pues en aquel entonces se había convertido al evangelio y no besaba a sus compañeras actrices.

Locations