Miguel Zenon

El saxofonista se presenta desde hoy y hasta el domingo en escenarios de Detroit, Illinois y Chicago. >Suministrada

El maestro del saxofón Miguel Zenón realiza uno de sus sueños con el lanzamiento hoy del disco Sonero: The Music of Ismael Rivera, en honor al legendario cantante, que incluye una muestra instrumental con su ritmo único de jazz, de los temas más famosos del Sonero mayor, cuyo legado lo influenció desde niño.

“Crecí con la música de Ismael Rivera (1931-1987) y cuando le escuchaba, creía me hablaba personalmente. Estaba en el carro con mi papá y siento una conexión espiritual cuando escucho el número de Las tumbas, sobre su experiencia en prisión en Nueva York. El tema, las letras, su timbre y el carácter de su voz me hicieron agarrar elementos esenciales de esos originales suyos, para hacer los arreglos y crear con ellos mi propia versión e improvisar. Con este proyecto quiero rendirle justicia con lo que nos ha dejado —es un héroe—, y ofrecerle un tributo”, comentó Zenón en entrevista con EL VOCERO.

Bautizado en vida como El sonero mayor por el también inigualable Rey del son cubano Benny Moré, los temas de Rivera han perdurado en la psique puertorriqueña como tradición oral, con recordados números que Zenón reinterpreta con su sello sinigual.

En la antología seleccionada para este álbum se encuentran Quítate de la vía, Perico, que comienza con un ritmo de tren en aceleración con un arreglo sumamente puntual y aleatorio; El negro bembón, de Bobby Capó, donde el saxofón casi habla. Otras elecciones son más rebuscadas como Las tumbas, que delinea la experiencia de Rivera en el presidio; Colobó, casi sublime con una amplia comunicación entre instrumentos; Las caras lindas, de Catalino “Tite” Curet Alonso, una de las más reconocibles y hermosas de Maelo; El Nazareno, que explora su conexión religiosa con la procesión del Cristo Negro de Portobelo, en Panamá, donde asistía regularmente; y La Gata Montesa, un bolero-cha-cha-chá sobre una mujer mitad felino y mitad vampiresa.

“Son temas que conozco bien, de mucho tiempo. Soy fanático de Ismael de siempre y desde chiquito me hicieron impresión todos esos temas. Después cuando entré al mundo de la música, ya los veía musicalmente con otra perspectiva. Para escogerlos pensaba en sus elementos con cosas que pudiera utilizar en el arreglo, como el sonido del tren. Estamos utilizando una instrumentación tradicional del jazz: saxofón, con piano, bajo y batería; pero similar a aquellos combos originales. El saxofón lleva la voz cantante del grupo”, precisó el múltiple nominado al Grammy y merecedor de las becas MacArthur y Guggenheim.

Cabe recordar que tanto Rivera como Zenón pernoctaron en el residencial Luis Lloréns Torres de Santurce, donde de hecho, El sonero mayor fue velado en el centro comunal con la asistencia de don Ernesto Vigoreaux, un músico que se dedicaba a rescatar jóvenes, como hiciera con el hoy director de orquesta.

De estudiante a maestro

“Yo me crié en la comunidad. Estudiaba en una de las escuelas elementales y uno de mis compañeros me dijo que había un señor que enseñaba a leer música y después te daba un instrumento. Como muchos iban, mi abuela me llevó con mi hermana y lo probé. Era una persona bien dada, bien mayor y tenía un grupo bien enfiebra’o en la música y esa fue mi primera entrada a la música formalmente. Después de ahí, pasé a la Escuela Libre de Música”, recordó Zenón sobre sus inicios artísticos.

En La Libre, se interesó por el piano, pero al no haber cupo, optó por el saxofón, que lo ha acompañado desde entonces.

“Cuando descubrí el jazz, como a los 15 años —con mis compañeros— me expuse a un espacio de la música que no había descubierto. Eso me abrió una puerta con, por ejemplo, la improvisación. Al terminar quería seguir jazz y me habían recomendado Berklee. Antes no había información y no había laboratorios como ahora. Me quedé y el año después, en 1994, viene Berklee con sus primeros talleres. Voy y me dieron una beca... A principios del 96 encontré mi lugar, Luis Álvarez dirigía el Heineken Jazz Fest y era egresado de allí, y les invita y yo fui el primero de aquella clase”, recordó quien hoy cuenta con 12 discos individuales y sobre 70 como acompañante con estrellas de jazz internacionales.

El artista describe al jazz como música típica de Estados Unidos, que ha trascendido a Puerto Rico, Cuba, Europa, adaptándose con elementos folclóricos.

“Para mí, tiene que ver con el lado que uno quiere inclinarse más. Ahí es que se define la identidad. Definitivamente, yo me considero un músico de jazz. Pienso es importante incorporar elementos de mi puertorriqueñidad dentro de la música que estoy haciendo. Siempre desde el prisma jazzístico, pero utilizando directamente cosas que tienen que ver con la cultura y la música puertorriqueña”, agregó quien lidera el cuarteto integrado por Stu Mindeman en el piano; Hans Glawischnig en el bajo y Henry Cole en la batería.

Sonero: The Music of Ismael Rivera, se encuentra disponible en formato físico en la Fundación Nacional para la Cultura Popular en El Viejo San Juan y desde hoy, en todas las plataformas digitales.

En la agenda inmediata del también productor y profesor se encuentra hoy el Detroit Jazz Festival, mañana el Ravinia Festival en Illinois y el domingo el Chicago Jazz Festival.

Locations

(0) Comentarios

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.