Iluminado Dávila

Iluminado Dávila.

El destacado cuatrista puertorriqueño Iluminado Dávila falleció hoy a los 103 años, los que cumplió el pasado 1 de junio.

Iluminado Dávila Medina nació en 1918, en una cuna humilde del sector El Cocal del barrio Montellano de Morovis.

Comenzó a tocar el cuatro a los siete años y fue discípulo del gran maestro Ladislao “Ladí” Martínez y Felipe Rosario, don “Felo”, lo que lo convirtió en un símbolo cultural puertorriqueño.

La alcaldesa de Morovis, Carmen Maldonado González, decretó cinco días de duelo por la muerte del artista.

El músico tuvo además una destacada participación en el programa radial “Industrias Nativas” y formó parte de los grupos musicales “Idilio” y “Típico Moroveño”, adscritos al Instituto de Cultura Moroveña al cual perteneció por alrededor de 26 años.

El cuatrista estuvo casado por 70 años con Gladys Sillart, con quien tuvo tres hijos.

“A mí encanta escuchar tocar el cuatro. Aunque en un momento tomé clases para aprenderlo a tocar fue mi padre mi mejor maestro. Él tocaba cuatro y también los construía. Así aprendí a tocarlo encordado a la derecha, como lo hacen los zurdos, al revés”, sostuvo hace unos años Dávila, sobre su aprendizaje y desarrollo de la técnica como cuatrista.

Quienes visitan el Centro de Bellas Artes de Morovis, disfrutan de un mural en mosaico de su retrato.

Durante la develación, el músico expresó a los medios presentes “un agradecimiento enorme. Me siento honrado de que el teatro del Centro de Bellas Artes de Morovis lleve mi nombre. Ahora tiene un mosaico al frente con mi imagen y el cuatro, lo que me hace muy feliz. Es un honor que me hayan dado este reconocimiento en vida para poderlo disfrutar, porque después de muerto solo lo puede disfrutar la familia. Yo nunca he vivido fuera de Morovis y nunca saldré de aquí porque amo mucho a mi pueblo. Y sé que aquí también me quieren hasta los jóvenes”.

Sobre el secreto de su longevidad, comentó: “A ustedes, mi recomendación es no fumar, no beber y tener puesta la fe en Dios y en la Virgen. Amen lo que les guste, hagan como yo, que amo profundamente la música. Todo esto es lo que me ha ayudado a echar pa’lante a mi familia”.