Britney Spears

Tras años bajo la tutela de su padre que la restringía de su autonomía, la cantante Britney Spears, de 39 años, anunció, el pasado lunes, que, por primera ocasión en 13 años, pudo tomarse una copa de champán.

“¡Qué fin de semana tan increíble! Me he sentido como si estuviera en el séptimo cielo todo el tiempo. De hecho, anoche tomé mi primera copa de champán en el restaurante más bonito que he visto. Creo que, luego de 13 años, he esperado lo suficiente”, indicó muy entusiasmada Spears, en su cuenta de Instagram, que cuenta con 36 millones de seguidores.

Asimismo, la estrella del pop agregó que continuará celebrando su libertad y festejará su cumpleaños, que es el 2 de diciembre, por los próximos dos meses.

De igual manera, la intérprete de “Baby One More Time” aprovechó y le agradeció a su representante legal, Mathew Rosengart.

“Estoy tan feliz de que mi abogado Mathew Rosengart haya llegado a mi vida cuando lo hizo. Realmente ha cambiado mi vida. Siempre estaré agradecida por eso”, sostuvo la ocho veces nominada a los premios Grammy.

No obstante, Spears, quien ha asegurado que no tenía control de su efectivo y no le permitían conducir durante su tutela, afirmó ayer, en una publicación que realizó en su cuenta de Instagram, que todos los días se despierta sorprendida al pensar en el “desmoralizador y degradante” trato que le dio su familia. Además, dijo que todavía no ha revelado conductas de su madre, Lynne Spears, que podrían hacerla enfrentar la justicia.

“Todavía me sorprende. Diariamente me despierto pensando cómo mi familia pudo hacer lo que me hizo. Fue desmoralizador y degradante. Ni siquiera he mencionado todas las cosas malas que me hicieron por las que todos deberían estar en la cárcel. Sí, incluyendo a mi madre que va a la iglesia. Estoy acostumbrada a mantener la paz para mi familia y quedarme callada, pero esta vez no será así”, recalcó la cantante.

Del mismo modo, sostuvo que sus familiares saben “exactamente lo que ella quiere decir”. Como si fuera poco, la estrella del pop ha alegado que fue su madre la que tuvo la idea de que estuviera en una tutela, pese a que era su padre, Jamie Spears, quien estaba a cargo. Desde el 2008, el padre de la cantante y un abogado han controlado sus asuntos legales, económicos y hasta vida personal. Por ello, tras finalmente recuperar su autonomía, Britney Spears comentó, en su cuenta de Instagram, que está pensando tener otro hijo.

Sin embargo, ya que la tutela de su padre terminó oficialmente el 12 de noviembre de 2021 por orden de la jueza Brenda Penny, el equipo de la cantante espera poder mantenerla lejos de él, quien ha sido acusado de espiar a la estrella del pop, pues colocó micrófonos en el cuarto de la hija de Britney, de acuerdo a declaraciones del licenciado Rosengart. También, todavía está abierta la orden de alejamiento por cinco años que Spears y su equipo legal presentaron, en 2019, contra su exmanejador, Sam Lutfi.