Domingo Quinones

El álbum sacro contendrá piezas como Mundo decapitado y Otro milagro, entre otros. >Carlos Rivera Giusti/ EL VOCERO

El cantante Domingo Quiñones cierra una etapa en su vida y carrera, al grabar su última producción discográfica de salsa y dar paso a la música de alabanza.

“Este disco cierra un ciclo en mi vida y abre otro. Canto desde mis comienzos música Cristo céntrica, romántica, social. Pero este disco quise separarlo de lo otro, abunda más en las cosas explícitas del evangelio y su música; y la actualidad de las cosas que la gente se está perdiendo. Es de alabanza y adoración, con música tropical y diferentes fusiones”, explicó el intérprete a EL VOCERO.

Con la producción de salsa que está trabajando “digo adiós al contenido que no voy a seguir (haciendo). Llego hasta lo que estoy haciendo ahora que es social. Pero “mamita rica… eso ya. Una cosa no va a cambiar: finalmente voy a hacer lo que el Señor me está llamando a hacer”.

De ese emplazamiento divino han transcurrido dos décadas.

“Desde el año 2000 escuché la voz audible que me dijo: ‘Hasta aquí’. En ese año fue que me ocurrieron las barbaridades más grandes, que salieron a la luz. Recibí un llamado de parte de Dios y por seguir postergando las cosas tuve pagar un precio demasiado caro. Quiero cumplir primeramente con el Señor y luego con mi público, la radio y lo que sea”, afirmó convencido.

En cuanto al contenido que dejaría de cantar, agregó “me voy a concentrar más en la gloria de Dios en el disco que voy a hacer”.

Con este álbum comenzará oficialmente su camino en la música cristina.

“Las canciones que he grabado han sido románicas, nunca he entrado en lo erótico. No voy a dejar de hacerlo porque por más consagrado que esté, la vida continua y soy parte de lo que está ocurriendo en el mundo, tengo mi esposa, hijos, veo lo que veo y de eso escribo. No me voy a negar una fiesta patronal, porque es donde puedo hacer un trabajo más fuerte que en algunos púlpitos. Es un tanto delicado. Simplemente quiero hacer la música que he querido desde hace muchos años”, explicó.

El álbum sacro contendrá piezas como Mundo decapitado y Otro milagro, junto a un artista urbano que se reservó.

“Serán mis experiencias un poquito más crudas. Sin pensar si ponen el disco o no porque estoy cumpliendo con Dios. La compañía disquera más grande que puedo tener se llama Jesucristo”, señaló.

Domingo Quinones y Luis Perico Ortiz

En el mismo barco, comparte con Luis "Perico" Ortiz, en la foto, así como Gilberto Santa Rosa, Luisito Carrión y Carlos García. >Carlos Rivera Giusti/ EL VOCERO 

Mientras tanto, ayer filmó el video del tema En el mismo barco, de su última producción de salsa.

“Fue una canción que me nació porque cuando preguntaban: ¿cómo están las cosas?, todo el mundo respondía: ‘en el mismo barco’, porque esto (la pandemia) les tocó a ricos y a pobres, no discriminó a nadie y sigue. Yo quería hacer algo esperanzador, como voz de alerta”, indicó.

Cuando decidió hacer este corte, pensó en que lo acompañaran Gilberto Santa Rosa, Luisito Carrión, Carlos García y el trompetista Luis “Perico” Ortiz, “quienes representan con respeto y dignidad esta música”.

Por gratitud y admiración tenía que estar Ortiz, quien fue el primero en permitirle grabar profesionalmente.

“Aquí hay una hermandad, una historia. En algún momento fui ejemplo para él y él ahora lo está siendo para otros, es una cadena. Me siento bien honrado de ser parte de este proyecto, que cierra ese ciclo y abre uno nuevo en su vida”, precisó Perico.

Destacan legado de Johnny Ventura

De otra parte, ambos músicos se expresaron sobre la partida de Johnny Ventura. Perico lo conoció en los años 70, cuando era director y trompetista de Johnny Pacheco, que es compadre del fenecido merenguero.

“A través de los años hemos establecido un respeto mutuo porque él ha visto como yo he crecido y yo las cosas que él hace. Tan temprano como hace un mes tuve el placer de hablar con él un rato y compartir. Johnny fue muy gente, muy amable, muy de servir. Pero también pienso que Dios es tan bueno que dijo: ‘Ya, vámonos, no te voy a poner a sufrir la familia, ni a ti por los achaques de vida’. Ya descansa en los brazos del Señor y está tranquilo. Sé que la familia está muy realizada en lo que ha sido la vida de Johnny”, puntualizó Ortiz.

Por su parte, Domingo resaltó la figura de El Caballo Mayor entre distintas generaciones.

“No creo que exista ser humano que conozca este género tropical, hablo de merengue, salsa, bachata, etc., que no ame a Johnny Ventura. A él no lo querían, lo amaban porque la proyección de su amor era tan ensanchada que cubría tanto territorio y los chamaquitos. Quizás hoy día alguien no conoce a Domingo Quiñones, pero sabe quién es Johnny Ventura. Para el mundo entero fue una muestra de amor impresionante”, expuso Quiñones, previo agregar que su repentina muerte “me ha tocado bien fuerte”.