Homenaje victoria espinosa

La Tuna del recinto de Río Piedras interpretó varios temas en honor a la artista. >Brandon Cruz/EL VOCERO

Las tablas del Teatro de la Universidad de Puerto Rico (UPR), recinto de Río Piedras, que sostuvieron los pasos de la doctora Victoria Espinosa durante 72 años, acogieron ayer sus cenizas para rendirle homenaje póstumo.

La veterana profesora, escenógrafa, directora, actriz de cine y teatro, quien falleciera el 6 de julio a los 97 años, dirigió en ese mismo escenario un repertorio puertorriqueño e internacional desde 1945 hasta 2017, cuando supervisaba el Seminario de Teatro de esa institución educativa.

En el centro del plató se ubicó una mesa con la urna de las cenizas, rodeada de un arreglo de flores blancas. Al fondo proyectaron en pantalla diversidad de fotos resumiendo parte de su trayectoria artística y vida familiar; y a ambos lados de esta, dos imágenes de la dramaturga. En primera fila, estaban sus hijos, Sol Victoria y Luis Maisonet, y su nuera Lucy Medina.

Teatro Victoria Espinosa

Sol, hija de Victoria Espinosa, besa la urna de las cenizas de su madre. >Brandon Cruz/ EL VOCERO 

La jornada comenzó con una invocación cantada por Aixa Ruiz, interpretando Creo en Dios, mientras Sol danzaba. Al concluir, Sol besó la urna y al salir del escenario junto a Aixa se escuchó un sollozo.

Luego, brindaron mensajes Margarita Méndez, en representación del presidente de la universidad, Jorge Haddock; el rector del recinto, Luis Ferrao y Agnes Bosch, decana interina de la Facultad de Humanidades, entre otros.

Entonces, la cantante y guitarrista Pilli Aponte entonó Pequeño vals vienés, de Federico García Lorca; Génesis, sobre la cual mencionó “me dicen que es una de las canciones favoritas de Victoria”, y una estrofa del Himno del Teatro Rodante, en la cual fue acompañada desde el público por varios miembros originales de esta institución actoral.

La semblanza fue leída por la profesora jubilada Rosalina Perales, autora del texto 50 años de teatro puertorriqueño, el arte de Victoria Espinosa. Inmediatamente, su hija retornó al escenario para expresarse en nombre de la familia.

“La vida de mi mamita habrá terminado en esta tierra, pero el legado que dejó en nuestros corazones permanecerá para siempre. Como su hija y mi hermano nos llevamos su ejemplo, no solo como madre, sino como mujer luchadora que con sacrificio nos levantó y guió, y nos apoyó en nuestra búsqueda del futuro”, dijo.

“Su espíritu vive eternamente porque su fe estaba en Dios y sí estaba preparada para cuando Él la llamara. En su lecho dijo: ‘Señor sálvame’, abriendo así la puerta a la eternidad. Dios es bueno, se la llevó en paz, sin dolor”, añadió la hija de la Maestra de maestros.

La actividad culminó con la Tuna del Recinto de Río Piedras interpretando varios temas y cerrando con el Himno al Alma Máter, coreado por los presentes.

“Ha sido muy emocional, muy bonito, la universidad hizo un buen trabajo preparando todo. Es triste, pero a la misma vez le hicieron un buen tributo”, señaló Sol a EL VOCERO.

El maestro Dean Zayas, la dramaturga Myrna Casas, los actores José Félix Gómez, Idalia Pérez Garay, Carola García, Julio Ramos, Juan Carlos Morales y Jerry Segarra, entre otros, dijeron presente.

La recuerdan sus “alumnos”

“Tengo muchos recuerdos porque si estoy en teatro es por Victoria Espinosa. Fue quien me inspiró para que entrara en esta maravillosa carrera, por su generosidad, conocimientos y porque se atrevía a hacer muchísimas cosas que nadie hacía en el teatro. Seguí ese ejemplo de atreverme”, expresó Casas a este diario.

Entretanto, Julio Ramos recordó cuando dirigió a Espinosa en la pieza Nana, de Samuel Beckett, hace ocho años.

“Me llena de mucho orgullo haberla dirigido, fue una responsabilidad bien grande y peculiar porque era una mujer muy fuerte. Todos la conocen por su rigor en los ensayos y tenerla como actriz y ver ese nerviosismo de ella diciendo: ‘¿Pero está bien? Vamos a ensayar de nuevo’… La pieza duraba ocho minutos y a veces quería ensayar cuatro horas”, recordó Ramos.

De otro lado, mañana, de 2:00 p.m. a 6:00 p.m., la despedirán en el teatro que lleva su nombre en la Calle del Parque en Santurce, con bomba y plena. Este evento será abierto al público.

Sus cenizas serían depositadas ayer a las 2:00 p.m. en el cementerio Santa María Magdalena de Pazzis, en el Viejo San Juan, “en un nicho al lado del mar como a ella le gustaba”, informó Sol a EL VOCERO.

Solicitan ayuda para preservar legado

De otro lado, su hija recaba ayuda y aportación económica para preservar documentos de su madre, que ejemplifican siete décadas del teatro puertorriqueño, libretos y escenografía, entre otros materiales, para así completar la donación a la Fundación Luis Muñoz Marín (FLMM).

“Económicamente es muy fuerte, necesitamos como $40,000 para depurar, limpiar, tasar; son muchos pasos para entonces pasarlo. Son documentos puestos en archivos, imagínate son 70 años, hay que ir poco a poco”, explicó Sol a este diario.

Según expuso, la FLMM no puede recibir los materiales hasta tanto estén preparados “porque no se pueden contaminar otros documentos. Ellos (FLMM) tienen gente, pero todo cuesta porque los tasadores tienen que tasar. Es un poquito complicado, pero si Dios quiere se va hacer. Fueron años de sacrifico, eso no se puede perder”, reiteró.

(0) Comentarios

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.