Julián Gil.jpg

La pareja festeja su primer aniversario de relación. >Suministrada

El actor Julián Gil celebra un año de complicidad y felicidad con su novia, la periodista deportiva Valeria Marín, por quien está dispuesto “a lo que sea con ella”.

“Ha sido un año de mucha alegría y complicidad, de mucho amor. La verdad que estoy muy contento”, aseveró sonriente el artista.

Julián platicó sobre si tiene intención de dar un paso al frente con una posible convivencia o matrimonio. Ella reside en México, donde él está desde octubre pasado trabajando. Antes se pasaban viajando para compartir, pues él está radicado en Miami.

“Yo creo mucho en la convivencia antes del matrimonio. Llevamos la relación muy bien. Lo que pase a futuro lo va a decidir el tiempo y la relación. Nosotros estamos dispuestos, y hablo por mí, a lo que sea con ella. Hasta ahora todo ha salido muy bien, ha sido una gran sorpresa para mí. Me siento que soy sumamente afortunado de tenerla”, comunicó a EL VOCERO.

Tampoco le preocupa la diferencia de edad entre ambos.

“La verdad ella tiene 30 años, pero es sumamente madura y yo tengo 50, pero soy sumamente inmaduro. Nos encontramos ahí en la mitad”, apuntó con simpatía.

De otro lado, está esperando que finalice la pandemia para reunirse con sus hijos, Julián y Nicole, a cuyo esposo le restan “dos quimioterapias y anda recuperando muy bien”.

“Ya están organizando la boda otra vez, en Puerto Rico para fin de año”, dijo sobre su hija.

En otros temas, el histrión se recuperó del Covid-19.

“Ya estoy mejor, con algunas secuelas de cansancio y dolor en el cuerpo. Seguimos fortaleciendo los pulmones”, precisó.

Remoción de bandera: “En contra mía no es”

Por otra parte, aunque se encuentre en tierra azteca grabando la novela ¿Qué le pasa a mi familia?, a estrenar el 22 de febrero allá, dará la batalla para evitar remover el mural de la bandera puertorriqueña de la fachada de su restaurante La Placita, en la Ciudad del Sol.

“Es lamentable porque después de haber pasado casi todo el año pasado en juicio, que ganamos y la mayoría de los comisionados de la ciudad de Miami habían votado a favor y el alcalde (Francis Suárez), con que se quedara la bandera, se vuelve a abrir el caso”, indicó sobre el proceso legal.

Este asunto lo tildó de “inconcebible que quieran que quitemos la bandera. Cuando se pudo demostrar en juicio que es un mural artístico, teníamos todos los permisos para poderla tener y realizar. No fue un capricho… Es un atentado en contra de nuestra cultura, gastronomía y bandera”.

Gil comunicó contar con el respaldo del Suárez para batallar el pleito.

“Ahora volver a luchar, no pensamos bajar la guardia. El alcalde de Miami se expresó afirmando que fue una de las personas que votó a favor de que la bandera se quedara y está dispuesto a seguir luchando con la diáspora y nosotros para revocarlo”, manifestó.

Incluso, aseguró desconocer por qué se reabrió el caso.

“No sé hay una agenda oculta, quiero saber el por qué… nosotros ayudamos con muchos empleos, trato de buscar una solución y no lo entiendo”, dijo.

Mediáticamente seguirá alzando la voz para lograr que la gente no apruebe “esta injusticia y agresión en contra de nuestra bandera”. Por ello, ha hablado con personas de “mucho poder”, para que firmen la petición de no removerla (Change.org/noborresmibandera), además de hacerle el acercamiento a famosas del mundo del espectáculo y en oficinas en Washington.

“Queremos establecer un precedente porque hoy es la bandera puertorriqueña, mañana puede ser la cubana, la venezolana, la colombiana”, puntualizó.

Incluso, negó esto fuese en contra de su persona.

“En contra mía no es, es en contra de nuestra cultura, bandera y raza. En el juicio se presentó evidencia de toda la parte racista que existía en contra de la bandera puertorriqueña”, recalcó.

Locations