Loiza expo

Baile de bomba, Samuel Lind. >Suministrada

La exposición artesanal y de artes plásticas, titulada La cultura loiceña en tiempos de las fiestas en honor a Santiago Apóstol, con una muestra de máscaras de vejigantes, esculturas y una colección de pinturas y fotografías de creadores de esa región, inauguró en el Museo de las Américas.

Esta institución museística, la Colección Herencia Inc. y la administración municipal de Loíza, destacaron que más de 40 artistas y artesanos exhiben una fastuosa colección de caretas, en conjunto con una decena de serigrafías y fotografías de creadores como Daniel Lind, Samuel Lind, Eddie Rivera, Miriam Rodríguez, Herminio Rodríguez, Rosamary Berríos y Lowell Fiet.

“Íbamos a heredar una colección de arte africano y caribeño, y de ahí viene nuestro nombre de Herencia, pero nuestro primer proyecto no cuajó. La herencia no ha llegado aun y nuestras manos decidieron presentar nuestras raíces africanas de Loíza. Como durante las fiestas se han integrado otros elementos festivos, el Vejigante y su máscara junto a los otros tres personajes tradicionales: el Caballero, el Viejo y la Loca siguen siendo los dominantes. Su fuerte identidad como representantes de la cultura loiceña los dota de una fuerza ante la amenazante usurpación de su espacio”, expresó la dramaturga e historiadora puertorriqueña Lydia Milagros González a EL VOCERO.

La humanista también destaca que tanto la máscara como su vestuario se constituyen en elementos decorativos valiosos y costosos. González explica que la tradición de tallarlas en coco seco, pintarlas con diversos colores, pero alternando elementos de la tradición, se ha explorado con cambios exitosos.

“Ahí están la multiplicación de cuernos, la talla dentro de la talla (dentro de la cara) y se han insertado otros materiales, probando nuevos cortes. El color blanco alrededor de los ojos, explica la investigadora Ana Myriam Villamil; se usa para simbolizar el poder de ver a los muertos. Los puntitos que emulan la piel de los leopardos son una representación de lo que es poderoso, como también los múltiples cuernos que adornan las cabezas. El antropólogo Fernando Ortiz ve este encuentro popular como uno donde los ancestros regresan a participar con los suyos. Esa conciencia parece manifestarse en la costumbre durante las procesiones del Santo, al pasar frente el cementerio, la procesión se detiene para saludar a los ancestros o los muertos”, subrayó la escritora.

La exposición estará abierta al público hasta el 14 de julio, cuando regresa a su Loíza de origen, a celebrar las festividades anuales en honor Santiago Apóstol, del 22 al 29 de julio.