Manolo-3.jpg

Manolo Ramos da los toques finales a su próximo disco, a develarlo en mayo. >Suministrada

¡Celoso y exclusivo! Así es el cantautor puertorriqueño Manolo Ramos, cuando de componer con otro artista se trata.

“Soy bien celoso con quien me junto a componer, me gusta componer solo, te confieso. Me dicen para componer con alguien y me hago el loco, no contesto”, afirmó el cantante a EL VOCERO.

Se pueden contar las personas con las que se ha sentado a escribir. Entre estos Ednita Nazario y Alejandro Montalbán, su maestro desde los 16 años y de quien aprendió la regla: “no decir las cosas de la misma manera que las dice todo el mundo”.

“Ednita escribe brutal. Es bien humilde con eso, me dice: ‘tengo una ideíta’, y me presenta unas letras y poesía que me quedo: wow!”, expresó.

Sin embargo, se puede ajustar a los demás porque se dedica profesionalmente a escribir para otros.

“Hay veces que me piden una cosa en específico y me tengo que amoldar porque tengo tres niños en la casa que tienen que comer”, dijo entre risas. “Pero soy muy celoso con lo que canto. Sí puedo llegar a componer algo que no tiene la misma complejidad de como yo quisiera cantarlo, pero no lo voy a cantar yo. Aun así, cuido mucho lo que digo y no quiere decir que voy a escribir cualquier cosa. Trato siempre de llevar mi letra a un nivel”, agregó.

Bajo ese estándar de calidad, se topó con la cantautora colombiana Paula Arenas, con quien escribió el corte Hacernos falta.

“Me enamoré de su música y de su voz, y me sentí identificado. Fue saludarnos y sentarnos a componer, la química fue preciosa. Uno escribe muchas canciones, pero son muy pocas las que de verdad las sientes. Hay canciones que no tienen esa magia. Los dos nos quedamos bien contentos con el resultado”, comunicó el boricua.

Ramos menciona ser muy exigente en la manera de expresarse.

“Hoy todo se parece mucho, todas las canciones repiten lo mismo. No puedo bregar con eso, me he juntado con gente que me viene con esa línea y no puedo. Soy muy cuidadoso con lo que digo y escribo”, enfatizó.

Manaolo_Paula.jpg

Junto a la también cantautora colombiana Paula Arenas. >Suministrada

Si bien detalla que Hacernos falta es romántica y melancólica, apuesta a que mucha gente se identificará.

“Tiene un mensaje muy bonito. Habla sobre esas parejas que llevan mucho tiempo y están tratando de rescatar eso que se prometieron una vez. No rendirse como hoy vemos que es muy popular eso de: ‘vamos a pasar la página’, ‘se me acabó el amor, me voy’. Y se habla muy poco del compromiso, de luchar por lo que tenemos y de eso se trata la canción. En el coro la conclusión es: ‘te acuerdas de lo que nos prometimos, vamos a ver si podemos rescatarlo’”, detalló.

La pandemia favorece su matrimonio

Precisamente, Manolo afirmó creer “100%, totalmente” en el compromiso.

“Crecí viendo a mis papás muy unidos siempre. Creo en la familia, en luchar si una persona vale la pena, no rendirse tan fácil porque no lo sentiste. La gente cree que el amor es un sentimiento y yo creo que, como me ensañaron a mí, es un compromiso, una decisión que tomas de todos los días perdonar y aguantar, si las dos personas están en la misma página”, manifestó.

De otra parte, la pandemia ha favorecido su relación matrimonial.

“Te confieso que me ayudó porque en 2019 estaba pasando un momento no muy chévere, donde estaba un poquito desconectado de mi esposa. Y eso lo hablamos, no hay ningún problema, no es que estaba pasando algo horrible. Es que nos dimos cuenta del día a día, el trabajo, los nenes, la escuela, las asignaciones, me voy al estudio o a Puerto Rico. La pandemia fue chévere porque estamos aquí, nos reencontramos y fue bien positivo”, puntualizó.

Eso sí, “no ver a mis papás y no visitar a mis hermanos me dolió mucho; y por mis niños, el verlos encerrados me creó bastante ansiedad. Pero ya pasamos eso, estamos más o menos regresando a la normalidad”.

Manolo se apresta en mayo a lanzar nueva producción discográfica.

“Tengo unas sorpresitas, unos dúos con cantautores muy importantes”, adelantó el intérprete de Para no seguir llorando.

Como no se amarra a un solo estilo, juega a su manera en este álbum con ritmos comerciales. “Pero siempre cuidando mucho la letra, está el romance, las canciones corta venas. Hay también ritmos latinos, se juega un poquito con el reguetón y el vallenato de una manera muy musical. Nada que ver con el reguetón clásico, jugamos con el ritmo”, aclaró sonriendo.

Locations