Mirelsa Modesti

La autora revela detalles del texto. >Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

Las memorias anecdóticas de la actriz, bailarina, comediante y política Velda González (1933-2016) fueron recopiladas en el libro Veldolaguerías: Velda González tras bastidores, un juego simbólico con el nombre de la maleza de la verdolaga y el de la artista, a modo de tributo comparado con esta planta medicinal que crece en todo el mundo.

“Comencé la recopilación de estas anécdotas para manejar mi pena y proceso por la muerte de mi madre, y para que la gente no la olvidara. A pocos días de su deceso fui publicándolas en las redes por la tanta falta que me hacía, hasta que me llamó la actual editora para ponerlas en libro, porque ocurría que al contar sus cosas también iba narrando la historia del país. Contaba que se le debía la Ley 54 y otras leyes, y de 27 relatos acabamos con 70”, declaró la autora Mirelsa Modesti, una de las hijas de la fenecida senadora, sobre el libro que está disponible desde ayer.

El trabajo, publicado bajo el sello de Arbola Editores, cuenta con portada diseñada por Antonio Martorell y con dos prólogos, uno del cineasta Jacobo Morales y otro del académico Luis de la Rosa Chapel.

“Decidí hacer su libro hace dos años, recopilando tres baúles llenos de fotos, documentos, cartas, recortes de su carrera política y artística, trabajos de investigación legislativa y algunas leyes para conocer al ser humano tras bastidores de su figura pública. Como en Puerto Rico no hay un archivo de televisión como tal y los canales no entendían la importancia de los medios, pues de La Criada Malcriada original no hay nada, así como tampoco de Awilda Carbia. Borraban las citas para grabarlas encima y se perdían”, señaló la escritora a EL VOCERO.

Modesti recopiló una gran cantidad de documentación y fotos de la niñez, adolescencia, vida universitaria, carrera artística, vida personal, familiar, así como del paso de su progenitora durante 25 años por el Senado.

Algunos capítulos reveladores son Espíritu libre, Voy subiendo… voy bajando…, Azucena en Nueva York, De cómo una verdolaga se convirtió en Azucena —nombre de su personaje en La criada malcriada—, Desobediente de vocación y Una vida dedicada a su pueblo.

“Vivía agradecida de Azucena porque esa fuerza se la dio el pueblo. Al llegar al Senado decía que fue por Azucena también, porque el personaje le dio dirección en la política y el servicio al pueblo. Había decidido su rumbo en el mundo desde niña en Hatillo. Por su larga vida política se convirtió en la legisladora con el mayor número de proyectos legislativos que se convirtieron en ley, pero esa parte es tan amplia que solo con una catalogación o una tesis se podrían divulgar”, precisó Modesti.

Locations