Planta de algodón

Dentro de un mundo de excesos donde “más es más”, el “menos es más” se va quedando atrás frente una generación de consumo y satisfacción inmediata. Pero existe luz al final de camino. Y es que debemos recordar que “lo clásico nunca pasa de moda”, “el estilo no se compra” y “la elegancia es el accesorio que perdura para siempre”.

Teniendo estas tres frases como base, exhorto a esta generación a cuidar lo que otros construyeron antes de que nosotros y que dieron base a lo que hoy conocemos como moda.

La moda es una expresión de arte. Dentro de este mundo que busca un alivio al consumo cimentando en llenar vacíos, frustraciones y pérdidas, los exhorto a meditar y apreciar el minimalismo por un instante. El futuro de la moda se va alineado, en mi opinión, hacia una línea más minimalista, pensante y simple, donde le damos un vistazo a otras tendencias emergentes como lo son la moda circular.

Inclinados a escoger mejor los materiales con los que nos cubrimos y exaltamos nuestro estilo. Seamos responsables en conocer el origen de la construcción de nuestras piezas y las manos que las elaboran por largas horas sin dormir, para que el precio por unidad sea tan bajo, que grandes compañías puedan cuatriplicarlas para poderlas convertir en el “último grito de la moda” y en artículos de lujos.

Veamos el lujo con otra perspectiva. Démosle el nombre de lujo a aquellas piezas que no son producción en masa, démosle el nombre de lujo al arte de construir y diseñar. Esta generación se verá obligada minimalismo cuando escaseen los más finos recursos, los precursores, los que estuvieron desde el comienzo, los que están llenos de vida, historia y elaboración, los que vienen de la madre naturaleza, donde todo comenzó.

La fuente de textiles reales y orgánicos como el algodón, la seda, el lino, la cachemira, entre otros, va escaseando y sus precios van subiendo cada vez más. ¿Sabes lo que son? ¿Alguna vez has leído su nombre en la etiqueta de tu ropa? No todas nuestras etiquetas deberían leer licra, poliéster y acetato.

Llevemos la moda con responsabilidad, estilo y elegancia.

El Fast Fashion nos está matando, nos está robando el verdadero sentido de moda, nos está restando lo exclusivo. Entendamos el propósito, consumamos con conciencia. En fin, somos amantes de la moda; no seamos esclavos y víctimas de ella.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.