Angela Meyer

Cuenta con la asesoría del ilusionista Reynold Alexander y el mago Hansel Kreutzberger para interpretar a Madame Arcati en El fantasma de mi ex. >Suministrada

La actriz y productora Ángela Meyer contempla el retiro de la actuación este 2020, a pesar de la oposición de sus compañeros actores y directores.

“Llevo dos años considerando retirarme. Debuté en teatro a los 18 meses de nacida, según me dijo mi mamá (Margot Debén) en la compañía de magia de mi abuelo Richardine. Tengo 72 años, llevo 70 en el teatro, creo que ya me toca sentarme en el balcón a mecerme”, expresó en entrevista con EL VOCERO.

Una las últimas obras que realizaría es El fantasma de mi ex, que se presenta a partir del 31 de enero en el Centro de Bellas Artes de Santurce.

“No me dejan, cada vez que digo que me voy a retirar, me cambian el tema, se levantan. Dean Zayas me dice: ‘los actores no se retiran’. Myrna Casas no me deja hablar por teléfono, me dice: ‘adiós’ y me cuelga”, añadió Meyer.

Su deseo responde a la intensidad del trabajo y su rutina, entre otras razones.

“Aunque gracias a Dios la mente está bien, el proceso de ensayos, de estudio -que son muchas horas-, el salir tarde del teatro y llegar a la casa, todas esas cosas van sacándome de mi patrón de vida. Voy a ser un poquito más selectiva con lo que escoja y si Dios me ayuda quisiera hacer este año de teatro y retirarme”, detalló.

Una vez se acoja al retiro, consideraría “si acaso” proyectos especiales.

“Llega un momento que uno tiene que darle paso a otras personas y aunque no me gustaría retirarme totalmente del teatro, quizás me gustaría quedarme de productora o coach, y ayudar a la gente que comienza”, afirmó convencida.

Meyer está satisfecha con su trayectoria de siete décadas, durante las cuales también ha sido ventrílocua, maga, coreógrafa, bailarina, comediante y hasta cantante.

Da vida a una médium

“No me puedo quejar, he tenido grandes éxitos y fracasos estrepitosos, pero me han hecho un mejor ser humano, me han dado una experiencia invaluable. He tenido el cariño del público. El teatro me ha dado mucho, pero sobre todo el poder ser alguien en mi País, que es donde uno dice: hice algo, hice historia”, aseveró.

En El fantasma de mi ex, da vida a Madame Arcati y para los efectos de magia del personaje, cuenta con asesoramiento del ilusionista Reynold Alexander y el mago Hansel Kreutzberger.

“Este personaje es el sueño de cualquier actriz porque es difícil dentro de la comedia ser una médium que sea creíble, dentro de su locura porque ella vive en un mundo aparte. Además, el texto es muy difícil porque todo el mundo habla de una cosa y ella de otra, no tengo como actriz de dónde agarrarme”, explicó.

Junior Álvarez, Sara Jarque, Alfonsina Molinari, Herbert Cruz y Jazmín Caratini completan el elenco, dirigido por Axel Cintrón.

“Es una comedia familiar maravillosa porque esta señora trae sin querer el espíritu de la difunta y cuando le dicen: ‘devuélvala porque nos está volviendo locos’; ella dice: ‘no tengo la menor idea de cómo se hace’”, expresó.

Cabe resaltar que su abuelo y su mamá (también actriz) fueron hipnólogos, mentalistas y magos.

“No heredé absolutamente nada”, comentó riendo. “Hay personas que tienen unos dones porque lo vi en mi familia, y también hay muchos charlatanes. Estoy haciendo una mezcla entre una persona que sabe mucho y una loca que no sabe lo que está haciendo”, aseguró.

De otra parte, su programa Aquí se habla de todo, quedó fuera de la programación de WIPR, tras no renovársele el contrato.

Sobre venta de WIPR

Meyer opinó sobre la posibilidad de privatizar o vender la estación del gobierno.

“Entiendo que no se puede vender porque fue hecha con parte de fondos federales. No creo que privatizarla fuera inteligente porque es una estación educativa que es muy necesaria en todos los países. Lo que está totalmente desafortunado es la programación, antes se hacían programas de mucho valor, ahora es lo que se puede hacer, cómo se puede hacer. Ahí es donde pierde el valor y el mérito”, puntualizó.

Al presente, la actriz es consejera en asuntos de adicción, VIH y Sida, en el Centro de Epidemiología del municipio de Bayamón.

“Estudié consejería y la mezclo con mis estudios de sicodrama y drama terapia. Es apasionante y una forma de devolver en gratitud lo que mi País me ha dado. Poder llevar una palabra de aliento, darles opciones de cómo pueden mirar la vida, me llena mucho de satisfacción”, aseguró.

Locations